Genera enfrentamiento caos

0

Eran alrededor de las 13:00 horas cuando un sedán marca Nissan, tipo March, color blanco se desplazaba de oriente a poniente por el bulevar Jesús García Morales, y a corta distancia le seguían otros dos autos de color oscuro.

Las unidades motrices recorrían los carriles que llevan al Centro de la ciudad de Hermosillo e instantes previos, al parecer habían pasado frente al Aeropuerto Internacional Ignacio L. Pesqueira.

Metros antes de pasar las oficinas corporativas de Grupo México, donde existe un retorno, fueron interceptados varios vehículos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), e inició la “tracatera”.

En uno de los automóviles viajaba Cutberto, alias “El Boinas” a quien se pretendía ejecutar una orden de aprehensión por varios delitos y al parecer tanto él como las personas que lo acompañaban opusieron resistencia, por lo que  fueron abatidas por los agentes de la AMIC, hecho en el que éstos resultaron ilesos.

 

Empieza el caos

La activación del Código Rojo congregó a agentes de diferentes corporaciones en el área donde se escenificó el séxtuple abatimiento, el sitio se plagó de personal de AMIC, de agentes de la Policía Federal, Policía Municipal, y de la Policía Estatal de Seguridad Pública.

En el trayecto hacia el sitio, las patrullas abrían paso entre el tráfico mediante el uso de las sirenas y a un kilómetro de distancia del lugar del hecho, agentes de la Policía Municipal cerraron parcialmente la circulación del bulevar.

El acceso a la joroba del distribuidor vial, en sentido de oriente a poniente, fue cerrado minutos después del hecho violento y posteriormente se reabrió.

A los conductores que se desplazaban por bulevar Antonio Quiroga no se les permitió hacia el oriente al llegar al cruce con el bulevar Jesús García.

Los vehículos que recorrían García Morales de poniente a oriente fueron desviados a rutas alternas para que posteriormente tomaran el bulevar Luis Donaldo Colosio, ubicado al sur de donde sucedió el incidente.

 

Larga espera

Ya habían pasado dos horas desde el abatimiento de los seis hombres y los trabajos de campo no se realizaban por parte de personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado, los cadáveres permanecían tirados sobre la superficie de rodamiento provocando la curiosidad de los conductores que circulaban a “vuelta de rueda” por los carriles del ala  norte.

Aunque los agentes trataron de cubrir con sus cuerpos a los muertos para que las personas no los vieran, no pudieron evitarlo; la mayoría de los conductores antes de pasar por el sitio ya sabían que había varios muertos y alistaban sus equipos de telefonía para capturar video o imágenes.

Personal de la AMIC se apostó sobre los carriles donde se permitió el flujo y pedía a los conductores que no hicieran uso de su celular o de lo contrario podrían ser detenidos.

 

Llegan familiares

Cuando eran las 14:15 horas, un hombre y una mujer observaban la escena desde la acera del lado norte del bulevar, a escasos 70 metros del área acordonada, ella lloraba.

La pareja fue detectada y los agentes decidieron ampliar la zona delimitada para alejarlos del sitio, las dos personas pidieron permanecer en el lugar pero no les fue permitido, por lo que haciendo uso de las cintas amarillas, los agentes los hicieron alejarse varios metros más.

Paso a paso los oficiales les colocaban la cinta cerca del cuerpo para hacerlos caminar más hacía el oriente, hasta  llegar al acceso a unos establecimientos comerciales, donde no pudieron bloquear  la entrada de los clientes, donde la mujer se recargó en una maceta e intensificó su llanto, contagiando al hombre que la acompañaba.

Alrededor de las 15:00  horas, una menuda mujer joven, vestida con short y camiseta llegó corriendo a gran velocidad por los carriles del ala  norte del bulevar, esquivando vehículos y personas.

La joven sin aminorar la velocidad pasó por el camellón central pasó por debajo de las cintas amarillas y estuvo a pocos metros de llegar hasta donde estaban los seis muertos; se lo impidieron una gran cantidad de agentes,

La fémina fue retirada a la fuerza de la amplia zona acordonada, entre gritos y llantos por una de las víctimas que yacía sobre el asfalto, luego llegó otra persona del sexo femenino, al parecer familiar, que la abrazó y la retiró un poco más del lugar.

 

La rapidez de las redes sociales

Aunque los agentes “hicieron casita” a los muertos con sus vehículos y con decenas de agentes rodeando la escena, poco o nada pudieron hacer contra las redes sociales.

En diferentes cuentas de Facebook y Twitter se hizo viral en pocos minutos el video donde se aprecia el momento en inician los disparos.

También se difundieron fotografías de algunas de las víctimas, al parecer jóvenes, tiradas a los costados delos vehículos referidos.

Eran cerca de las 16:00 horas cuando personal el Servicio Médico Forense hizo el retiro de los cuerpos del lugar y los trasladó a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora.

 

Suman nueve abatidos en el año

 

La cifra de  personas fallecidas en Hermosillo por proyectiles de arma de fuego asignadas a agentes policiacos se elevó a nueve durante la tarde ayer con un hecho violento que dejó seis personas muertas.

El primer caso del año sucedió el 5 de enero en la  avenida Eduardo W, Villa, de la colonia Balderrama, donde elementos de la Policía Municipal dispararon contra un hombre que corría hacia un domicilio después de abandonar en la rúa una motocicleta y de acuerdo a la versión oficial los agentes abrieron fuego cuando éste desenfundó una pistola y les apuntó.

El segundo hecho sucedió el siete de febrero, en la colonia Palo Verde, donde agentes de la Policía Municipal segaron la vida de Gerardo, quien estaba pasando por una crisis nerviosa y amenazaba con suicidarse.

El hombre subió a un techo con cuchillo en mano, con el que se había lesionado; cuando los oficiales trataban de convencerlo de arrojar el arma blanca se abalanzó contra uno de ellos hiriéndolo en un brazo; en ese momento le disparan y queda sin vida.

El 27 de febrero murió un hombre al que apodaban “Gilligan”, en la localidad de Estación Zamora, al recibir disparos de parte de elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal quienes lo sorprendieron en pleno robo e intentó dispararles.

La tarde de ayer, alrededor de las 13:00 horas, seis hombres murieron al recibir los impactos de bala provenientes de arma de cargo de elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal,  en el bulevar Jesús García Morales, a corta distancia de la base operativa de la corporación, cuando los oficiales repelieron la agresión.

Compartir.

Deje una respuesta