Nave israelí falla al intentar aterrizar en la Luna

0

La nave espacial israelí, llamada Beresheet, intentó aterrizar en la Luna, pero falló uno de sus motores y se perdió la comunicación con ella.

El objetivo de la misión era tomar fotografías desde el espacio, incluyendo una selfie hacia la Tierra, y realizar experimentos.

Denominada Bereshit, Génesis, en hebreo, esta nave semejaba ser una inmensa araña de cinco patas con 585 kilos.

Como una primicia mundial, la sonda fue realizada por una organización privada, SpaceIL, que trabajó asociada con la empresa aeroespacial israelí Aerospace Industries (IAI), una de las más grandes empresas de defensa israelíes.

El aparato fue lanzado el 22 de febrero desde la base estadounidense de Cabo Cañaveral en Florida, con un cohete Falcon 9 de la firma estadounidense SpaceX, fundada por el empresario Elon Musk.

Para Israel, el alunizaje suave era la misión principal, aunque un instrumento científico, la sonda había sido enviada para medir el minúsculo campo magnético lunar, cuyo origen es diferente al del campo terrestre.

El proceso de alunizaje, en el que se habrían apagado y vuelto a encender los motores de la sonda, habría tardado unos 20 minutos.

Todos los controles para esto se cargaron y ejecutaron de forma autónoma con el control de la misión.

Durante más de 60 años de exploración espacial, solo tres naciones han llegado a la Luna.

La antigua Unión Soviética logró el primer alunizaje suave con su nave espacial Luna 9 en 1966. La NASA siguió esto llevando a los primeros humanos a la Luna en 1969. Luego, la nave espacial Change-4 de China aterrizó en el otro lado de la Luna apenas este enero de 2019.

Israel habría sido la cuarta nación en unirse a este club de élite.

Pero es el bajo precio, y el hecho de que esta misión no haya sido financiada por una importante agencia espacial, lo que realmente hace que este intentó de Israel destaque.

Su costo total fue de 100 millones de dólares, lo que es una fracción de lo que normalmente se gastaría en un proyecto similar.

Sus orígenes se encuentran en el Google Lunar XPrize, un desafío internacional que ofrece 20 millones de dólares para la primera nave espacial desarrollada de forma independiente para aterrizar en la Luna.

Fuente: Lopez Doriga

 

Compartir.

Deje una respuesta