Rinden homenaje póstumo al arquitecto Gustavo F. Aguilar

0

Claudia Pavlovich Arellano acompañó a familiares, amigos, ex colabores y docentes, quienes reconocen su gran legado

Con un minuto de aplausos, como reconocimiento a su gran trayectoria, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano encabezó la ceremonia de homenaje póstumo al arquitecto Gustavo F. Aguilar Beltrán, quien el pasado 21 de marzo falleció a los 100 años de edad.
En la explanada de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) en Sonora, debido a que fue un gran impulsor del este educativo, ante familiares, amigos, ex colabores y docentes, se expuso la vida personal y profesional de Aguilar Beltrán, a quien se le conoce como “el hombre que diseño Hermosillo”.
“Sin duda, más allá de sus obras, el arquitecto de Hermosillo nos dejó un enorme legado de talento y disciplina, de trabajo, de tenacidad y honestidad, cada una de sus grande obras trascienden en la historia porque son evidencia de su destreza principal, que fue la combinación del arte libre y la ciencia exacta”, enfatizó la gobernadora Pavlovich junto a Patricia, Lucia, Joaquín y Benjamín, hijos de Gustavo F. Aguilar Beltrán.
El arquitecto diseño más de mil escuelas de Sonora, el Palacio Municipal de Hermosillo y el de Ciudad Obregón, además de los principales bulevares de la capital del estado, así como el Banco de México, los molinos San Luis y La Fama, el Hotel Gándara y el edificio de Telemax, entre otras obras.
Su hijo, Jaime Aguilar Gutiérrez, manifestó ante los presentes que “Don Gustavo” fue el pilar de la familia, muy querido y respetado; su obra, añadió, está a la vista de todos, ya que trabajó incansablemente por hacer de Sonora un gran estado, construyó edificios públicos y privados, escuelas, bulevares y un sin fin de obra arquitectónica con su gran legado.
“Papá, te vas con la frente en alto, con las manos llenas, con el deber cumplido por todos tus hijos, nietos y bisnietos. Nos sentimos muy orgullosos de ti. Te vas, pero tu esencia queda grabada dentro de cada uno de nosotros, y siempre te recordaremos con gran cariño por el gran hombre que fuiste. Hoy, con gran tranquilidad, te podemos decir: hasta pronto, mexicano, sonorense, hermosillense, distinguido, un hombre de cien”, expresó emotivamente Jaime Aguilar.
Por su parte, Joaquín Enríquez Flores, académico, colaborador y amigo del arquitecto Gustavo F. Aguilar Beltrán, habló de sus grandes experiencia junto a este gran hombre, que fue ejemplo de vida en lo personal y profesional.
“Estoy seguro que los distinguidos y distinguidas colaboradores y colaboradoras de arquitecto F. Beltrán que aquí están, podrán decir ni más ni menos que lo mismo. Su ejemplo personal y profesional muy bien pueden marcarse en el sabido principio de ser más, saber más hacer más y tener más para servir mejor, sólo para eso, para servir mejor”, destacó Enríquez Flores.

Compartir.

Deje una respuesta