Estropean Padres fiesta a los Diablos

0

Los Padres de San Diego exorcizaron a los demonios del Estadio Alfredo Harp Helú.
La inauguración de su nueva casa fue un verdadero infierno para los Diablos Rojos del México, quienes no pudieron evitar ser apaleados 11-2 por una novena de prospectos frailes y hasta padecieron un apagón en la novena entrada del enfrentamiento.
Ante el débil departamento de pitcheo escarlata, el receptor Blake Hunt encabezó la ofensiva visitante al remolcar cuatro anotaciones, dos de ellas gracias a un cuadrangular en el séptimo capítulo, para echar a perder la fiesta en la Magdalena Mixhuca.
Por lo menos, la novena de San Diego permitió a los locales probar la gloria por primera vez en el Diamante de Fuego.
En el tercer periodo, el refuerzo rojo, Adonis García, pegó un elevado que controló el jardinero izquierdo rival, Michael Gettys, pero dio tiempo para que Armando Araiza escapara desde la antesala y cruzara el pentágono.
A las 20:17 horas de ayer, Araiza grabó su nombre en los libros de historia de la Pandilla, que después de eso pagó la penitencia ante unos Padres que no requirieron de sus titulares para conseguir la victoria.
En una entrada de labor, el relevista Guillermo Moscoso toleró cuatro anotaciones para cargar con el revés del México; mientras que la victoria fue para el serpentinero Reggie Lawson.
Ante tal escenario, un par de aficionados saltaron al diamante durante el juego, uno de ellos se quedó muy cerca de alcanzar el home, pero los elementos de seguridad lo impidieron.
Por si fuera poco, en la parte baja de la novena entrada, las luminarias superiores se apagaron por varios minutos, sólo para alargar la agonía de los capitalinos.
Este domingo, a las 13:00 horas, los Pingos tendrán otra oportunidad para limpiar su orgullo durante el segundo de la serie.

Compartir.

Deje una respuesta