El postre es la clave para no subir de peso

0

Todas queremos lucir increíble en los vestidos y shorts esta primavera, por eso es natural que te cuides y evites comer alimentos considerados poco saludables o altos en calorías (incluido el postre) para no subir de peso. Si sufres porque eres de diente dulce, buenas noticias, la ciencia te apoya, pues darte ese gusto es benéfico para tu dieta.

Así como lo oyes, según un estudio realizado por investigadores del EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey y del Eller College of Management de la Universidad de Arizona, la clave para mantener una dieta saludable y los beneficios de ésta en la salud, como mantener el peso o reducirlo, no es restringir los alimentos altos en calorías, como los postres, sino cambiar el orden en que se presentan.

¿Qué significa? Según la investigación, si eliges primero un platillo alto en calorías (ej. ese pastel que amas de tu restaurante favorito), tus siguientes elecciones serán más saludables, por lo que consumirás menos calorías totales. En cambio, si para no romper la dieta ordenas lo más light del menú, corres el riesgo de que más adelante te excedas, pues surge la idea de que “te portaste bien”, por lo tanto, te mereces una recompensa más sustanciosa.

Esto tiene mucho que ver con lo que los científicos denominan efecto de primacía, donde el primer objeto que se presenta influye en las siguientes decisiones, al dejar una fuerte impresión. Es decir, como al elegir el pastel no cumpliste al cien con tu objetivo de comer saludable, buscarás compensarlo con un platillo menos calórico.

Esto se demostró gracias a experimentos, tanto en restaurantes como en sitios web para ordenar comida, donde casi el 70% de los comensales que eligieron postres poco saludables como primera opción, eligieron comida más sana y menos calórica para sus siguientes platos, mientras que sólo un tercio de quienes optaron por fruta al inicio, comieron algo saludable después.

Más científicos avalan el postre

Afortunadamente para las amantes de lo dulce, no es la única investigación que ha demostrado que incluir este tipo de alimentos no es tan malo para tu dieta, así también lo hicieron investigadores de la Universidad de Tel Aviv.

Hace algunos años descubrieron que las personas que consumen desayunos equilibrados, pero incluyendo cosas dulces, tienen menos antojos de postre durante el día, además de que puede, con el tiempo, ayudarte a perder más peso que restringirte. La razón es que por la mañana es cuando el metabolismo está más activo, por lo tanto, tienes todo el día para quemar las calorías; asimismo, evitas la adicción psicológica que provocaría evitarlos, llevándote a pensar en ellos constantemente.

Claro, lo importante es siempre combinarlo con una alimentación balanceada que incluya todos los nutrientes que necesita tu cuerpo e intercalar los postres indulgentes con otros más saludables como chocolate amargo o yogur con fruta. Asimismo, consultar con tu médico su consumo en caso de padecimientos como diabetes.

Fuente: Salud 180

Compartir.

Deje una respuesta