“Sepultan” errores al Cruz Azul

0

Cruz Azul hilvanó tres partidos sin ganar por la Liga y sumó su segunda derrota en el Estadio Azteca para seguir fuera de los puestos de Liguilla.
La cancha que fue su talismán el torneo pasado hoy fue testigo de la caída de La Máquina 2-1 ante el Santos, por la Jornada 7 del Clausura 2019.
Los celestes llevan dos descalabros por una victoria en sus tres apariciones en el Coloso de Santa Úrsula, y este cotejo fue su retorno a casa tras dos complicada salidas.
Pero el conjunto cementero ya no impone condiciones pese a que se adelantó al 23′.
Milton Caraglio remató a primer poste un centro de Jonathan Rodríguez, quien había galopado por la banda izquierda.
Esa fue quizá la única buena noticia para Cruz Azul, que uno de sus delanteros por fin marcó, justo después de la cena que el técnico Pedro Caixinha ofreció en su casa a los elementos de corte ofensivo.
Pero la ventaja le duró seis minutos al conjunto cementero porque los Guerreros hallaron la igualada en un tiro de esquina.
Tras una serie de rebotes, Martín Nervo la prendió de volea dentro del área y un ligero desvío culminó con el balón en el fondo de las redes.
Fue el primer aviso de que la zaga cementera no estaba bien hasta que falló el de experiencia, el líder Pablo Aguilar.
El central no supo despejar, pues rebanó un centro y puso el balón en los pies de Eduar Preciado, quien hizo el segundo, al 46′.
Si La Máquina no tiene contundencia, hoy también falló en defensa.
Los celestes echaron lo mejor que tenían al ataque, con los ingresos de Martín Cauteruccio, Misael Domínguez y Martín Zúñiga pero no lograron emparejar.
Quizá por ello apareció el “¡jugadores, ya rómpanse la madre, a ver si ponen huevos!”, entonado por su barra La Sangre Azul.
Santos sólo se dedicó a aguantar y buscar el contragolpe, quedarse cerca de ampliar la ventaja. El club de Torreón llegó a 11 unidades.
Cruz Azul se queda fuera de zona de Liguilla, con ocho puntos de 21 disputados, y lo peor es que el martes recibe a Alebrijes, en Copa, partido que debe ganar si desea seguir vivo en el torneo del que es monarca.

Compartir.

Deje una respuesta