¿Sufres de rinitis alérgica? Tu colchón puede ser el culpable

0

La primera causa de consulta en los centros médicos en México son las enfermedades respiratorias, por lo que se consideran como un importante problema de salud pública y al mismo tiempo representan la morbilidad más alta del país.

Uno de los principales padecimientos respiratorios es la rinitis alérgica, se estima que afecta entre 17 y 25 por ciento de la población en el país, siendo común en niños y adultos jóvenes, además de que se asocia a otras alergias.

Los ácaros son responsables de la mitad de las manifestaciones alérgicas y están presentes en el polvo de casa. Principalmente, se encuentran en colchones, almohadas, cortinas, sofás, alfombras y peluches, por lo que la higiene de estos artículos es importante, así como la ventilación de las habitaciones.

Mientras que, la rinitis alérgica estacional (primavera-otoño) provocada en gran parte por el polen, es considerada la cuarta patología crónica a nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un colchón puede contener cerca de dos millones de ácaros y existir hasta dos mil ácaros por cada gramo de polvo, señaló en conferencia de prensa, Gerardo López, alergólogo e infectólogo pediatra.

Explicó que una alergia respiratoria es resultado de un mal funcionamiento del sistema inmunitario, provocando que el organismo reaccione de manera anormal o exagerada al contacto con elementos del ambiente conocidos como alérgenos.

Los hábitos alimentarios de las madres en gestación, nacimiento por cesárea, lactancia menor a seis meses, uso indiscriminado e innecesario de antibióticos y otros fármacos, obesidad infantil y contaminación ambiental, pueden provocar esta afección.

El pelo de animales y el moho ocasionan también reacciones inflamatorias en nariz, ojos, garganta y bronquios, lo que se conoce como rinitis alérgica.

Los síntomas son: irritación y obstrucción de la nariz, picores y estornudos, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos, tos, sensación de ahogo, o erupciones en la piel.

 

Compartir.

Deje una respuesta