Duerme con un ajo debajo de tu almohada y gana TODO esto

0

Dormir con un ajo debajo de tu almohada pude aportar beneficios a tu salud que ni te imaginas. Este condimento que tanto se utiliza para brindarle sabor a tus platillos, también puede hacer mucho por tu salud.

Un estudio publicado por The National Institute of Health, revela que consumir un diente de ajo al día puede ayudar a prevenir enfermedades pero también si duermes con él debajo de tu almohada aporta los siguientes beneficios:

Evita la gripe o resfriados

El ajo es un antihistamínico natural que además de fortalecer el sistema inmune, mejora el sistema respiratorio y descongestiona las vías respiratorias.

Dormirás mejor

Al ajo es rico en zinc, un mineral que mejora la calidad del sueño y provoca un efecto calmante. Es excelente para combatir el insomnio.

Mejor rendimiento físico

Es un estimulante natural que mejora la actividad física durante el día. A pesar de ser un calmante por las noches, al mismo tiempo mejora el rendimiento al día siguiente.

Si a la mañana siguiente lo consumes, aportará los siguientes beneficios:

Aliviará la tos

Es un excelente expectorante, por lo que eliminarás las flemas que se encuentran alojadas en las vías respiratorias y mejorará la función de los bronquios.

Mejora circulación

Contiene vitamina B, la cual mejora la circulación sanguínea y evitar los coágulos.

Antibiótico natural

Además de fortalecer el sistema inmune, también cicatriza las heridas cutáneas y evita que éstas se infecten.

Mejora funciones hepáticas

Además de eliminar toxinas, también es un depurante del hígado. Su alto contenido en vitaminas A, B y C, mejora las funciones hepáticas.

Retrasa el envejecimiento

Por si fuera poco, también retrasa el envejecimiento. Por medio del ajo es posible regenerar las células que envejecen y contiene antioxidantes.

Dormir con un ajo debajo de tu almohada tiene beneficios asombrosos, pero también consumirlo. Antes de hacerlo, consulta a tu médico, por si eres una persona a le cuesta trabajo digerir el ajo.

Fuente: Salud 180

Compartir.

Deje una respuesta