Hace Messi doblete con tiros libres

0

 

El Barcelona se adueñó del Derbi contra el Espanyol con un triunfo 4-0 en el RCDE Stadium, en un monólogo que inició y cerró Lionel Messi de falta y al que contribuyeron Ousmane Dembélé y Luis Suárez, repertorio ofensivo incontestable para el anfitrión, superado en todo momento.
Al descanso los blanquiazules ya perdían por un contundente 3-0 y en la reanudación no pudieron sobreponerse. De hecho, fueron varios los aficionados pericos que abandonaron su asiento. El resultado, además del fuerte varapalo, supone la cuarta derrota seguida de los locales en LaLiga, confirmando su peor dinámica del curso.
La maquinaria ofensiva del Barsa, pese a no tener oportunidades diáfanas, empujaba a los blanquiazules a la línea de fondo. Su presión dificultaba mucho a los de Rubi salir con el balón controlado. Al final, llegó el premio. Una falta desde 20 metros que Messi mandó pegada al palo izquierdo para firmar el 1-0 en el minuto 18.
Poco después, Luis Suárez intentó aprovecharse de los instantes de conmoción del Espanyol, pero Diego López atajó su disparo a bocajarro. Los locales se recuperaron pronto y Víctor Sánchez remató de cabeza un centro de Javi López, aunque sin acierto. Les faltaba toda la puntería que le sobraba al Barsa.
En el minuto 26, los de Valverde abrieron brecha con un latigazo cruzado de Dembélé. El francés definió con gran precisión una vistosa jugada de Messi a la contra, que lo hizo todo bien, pero prefirió pasar el balón a su compañero. El 2-0 supuso un mazazo duro para los blanquiazules.
El Espanyol se fue a los vestuarios hundido, pero se levantó en la reanudación. Sin embargo, Messi se encargó de frenar esta actitud de cuajo.
El argentino dijo basta y endosó el 4-0 al fusilar otra falta directa en el minuto 65. Algunos aficionados pericos ya no aguantaron ni un segundo más la actuación estelar del ’10’ blaugrana abandonaron su estadio antes de tiempo.

Compartir.

Deje una respuesta