Salud de personas vulnerables, más amenazada por cambio climático: estudio

0

Los problemas de salud vinculados al calor, como las enfermedades cardiovasculares o renales, aumentan en todo el mundo debido a los efectos del cambio climático en las personas ancianas, residentes en ciudades y los pacientes que ya sufren una enfermedad, advirtió este jueves un informe.

Europa es más vulnerable que África y el sudeste de Asia porque en el Viejo Continente hay más personas ancianas que viven en ciudades, donde los efectos del calor pueden ser especialmente devastadores, según este informe, aparecido en la revista médica The Lancet y firmado por expertos internacionales.

“La salud mundial en los próximos siglos dependerá de la naturaleza y de la escala de las respuestas que aportemos al cambio climático”, destacó una de los autores de estos trabajos, la profesora Hilary Graham, de la universidad británica de York.

Este informe anual, bautizado “Cuenta regresiva en la salud y el cambio climático”, mide 41 indicadores clave relativos a estas dos cuestiones. Su edición de 2018 se publicó cuatro días antes del inicio en Polonia de la 24ª Conferencia Mundial sobre el Clima (COP24).

“En 2017, más de 157 millones de personas vulnerables de más de 65 años estuvieron expuestas en todo el mundo a olas de calor, esto es, 18 millones más que en 2016”, destaca el documento.

“Como consecuencia del alza de las temperaturas provocada por el cambio climático, las poblaciones vulnerables están expuestas a golpes de calor, lo que aumenta su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y renales”, consideran los autores.

Estas poblaciones vulnerables son “los mayores de 65 años, los habitantes de ciudades y los pacientes que sufren enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas”.

Este fenómeno no solo amenaza la salud mundial, sino también las economías nacionales.

“En 2017, se perdieron 153 mil millones de horas de trabajo debido a la exposición al calor, es decir, 62 mil millones más que en el año 2000”, especialmente “en India, el sudeste de Asia, en África subsahariana y en Sudamérica”, señala el informe.

Alrededor de 80 por ciento de las horas de trabajo perdidas se registraron en el sector de la agricultura (122 mil millones); 17,5 por ciento en el sector de la industria (27 mil millones) y 2,5 por ciento en el sector servicios (4 mil millones).

El informe destaca también la escasez de presupuestos dedicados a adaptar los sistemas de salud al aumento de las temperaturas.

Fuente: Lopez Doriga

Compartir.

Deje una respuesta