Yates, un zoológico y tratamientos antienvejecimiento, los lujos que se daba ‘El Chapo’

0

De muchos lujos gozaba Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, en su época de líder del cártel de Sinaloa, según sale a relucir en el juicio contra el capo que se lleva a cabo en una corte de Estados Unidos.

“Cuando lo conocí (en 1987) no tenía jet. En los noventa ya tenía cuatro”, expresa Miguel Ángel Martínez Martínez, quien fue su hombre de confianza en los inicios, y gerente de todas las operaciones de narcotráfico en la década de los 90.

Casas en todas las playas y ranchos en todos los estados

Ante la Corte Federal de Nueva York, Martínez, conocido como “El Gordo” o “El Tololoche”, relató este martes que a principios de dicha década, cada mes llegaban a Ciudad de México dos o tres aeronaves cargadas con entre 8 y 10 millones de dólares cada una, con lo que “El Chapo” les dio salida con una vida lujosa.

En ese entonces, el capo tenía una vida de éxito en el tráfico de cocaína colombiana, por lo que con el dinero que le llegaba, Guzmán Loera pudo tener “casas en todas las playas”, así como “ranchos en todos los estados”.

Recuerda que por ejemplo en Acapulco, Guerrero, el capo tenía una residencia con varias piscinas y canchas de tenis que compró por 10 millones de dólares, donde estaba anclado un yate llamado “Chapito”.

En tanto que en su rancho de Guadalajara, Jalisco, inclusive tenía un zoológico con leones, panteras y venados. Y para que los visitantes lo recorrieran, mandó a construir un “trenecito”.

El ex piloto del cártel recuerda: “Viajamos por todo el mundo” tanto por “negocios” (es decir buscar más fuentes de droga), como por placer. En México también se movía “por los mejores lugares”.

Y a su lujosa vida se sumaban cuatro o cinco “esposas”, amantes con las que tuvo hijos y a las que mantenía.

Regaló 50 autos de lujo en Navidad

El excolaborador destaca, además, la vanidad de “El Chapo” quien viajaba a Suiza a una clínica “donde te ponen células para mantenerte joven”.

Tanta era la riqueza del capo, recuerda “El Gordo”, que a él le regaló un reloj Rolex con brillantes, y en algún diciembre obsequió más de 50 coches de alta gama, de más de 30 mil dólares por vehículo.

Pero el mayor gasto de sus lujos se fue a una causa personal: la guerra contra los hermanos Arellano Félix, recuerda el expiloto. “Gastó mucho dinero peleando con el Cártel de Tijuana”, dijo.

Comenta que la guerra comenzó después del asesinato de dos de los compadres de Guzmán, “El Lobo” y “El Rayo”, y la familia de uno de los colaboradores más cercanos, Héctor “El Güero” Palma.

Se prevé que este miércoles, Miguel Ángel Martínez continúe con su testificación sobre sus últimos momentos en el cártel, empezando con unas grabaciones interceptadas por las autoridades estadounidenses.

Fuente: SDP noticias

Compartir.

Deje una respuesta