Confirman que es innecesario aumentar camiones

0

La mala administración y el desorden financiero por parte de las empresas Sictuhsa y RED llevaron al servicio de transporte urbano en Hermosillo a estar en pésimas condiciones para operar y una situación financiera al borde de la quiebra, declaró Carlos Morales Buelna, titular de la Dirección General de Transporte (DGT).
En rueda de prensa, dio a conocer el balance de la situación financiera que encontraron entre ellos gastos de reparaciones y de refacciones altos, endeudamiento con proveedores por parte de las empresas requisadas, lo que ha venido restando posibilidades de crédito a la nueva Comisión de Transporte.
Además, otra de las anomalías es una nómina inflada tanto en el número de personal como en sueldos y salarios, por lo que desde la primera semana en que el Gobierno del Estado empezó con la operación del sistema de transporte, se redujo cerca del 20 por ciento del personal y más de 35 por ciento en dinero, añadió.
“Es un dato más de la mala administración que había en dichas empresas, y sin contar con los sobreprecios que se tenían en la compra de servicios, instalaciones, y mantenimiento en las unidades de transporte”, aseguró.
A raíz de esta situación y para garantizar a los ciudadanos un manejo eficiente y ordenado de los recursos por parte del Estado, se integró una comisión ciudadana de transparencia que dará seguimiento a cada peso que entra y sale del sistema del transporte.
Morales Buelna añadió que a casi tres semanas de que el Estado tomara las riendas del servicio de transporte y requisara poco más de 200 unidades, actualmente están operando 185  en promedio, de las cuales se tiene un ingreso semanal aproximado a los cinco millones de pesos, por lo que suman más de 15 millones de pesos por pasaje.
Esto, dijo, sin contar los subsidios otorgados por el Gobierno del Estado y el pago con prepago que ronda los dos millones de pesos mensuales, por lo que considera que los ingresos que se tienen de la prestación del servicio son suficientes para la operación del mismo sin subir la tarifa como constantemente exigían Sictuhsa y RED.
El director general de Transporte señaló que en cuanto a los egresos, semanalmente se erogan cerca de 2.8 millones de pesos por concepto de diesel y casi 2 millones de pesos en nómina, más lo que se gasta en concepto de reparación diaria de unidades, por lo que con un manejo eficiente y con los ingresos que se tienen es viable proyectar la adquisición de nuevas unidades mientras el Gobierno tenga a su cargo el servicio.
Hay interés de siete empresas

Morales Buelna recordó que el Gobierno del Estado no tiene la capacidad para operar de manera permanente el servicio de transporte, y tendrán que buscar una solución a largo plazo.

Hasta el momento siete empresas de diversos puntos del País han mostrado su interés por operar el transporte urbano público en Hermosillo, para lo cual representantes de dichas empresas ya se acercaron a la dependencia, pero en su momento será lanzada la convocatoria pública para ello.

“En su momento el Gobierno del Estado va a sacar una convocatoria en la que va a definir la forma en que pueda participar cualquiera que quiera y pueda, no sólo es querer, sino también poder, que tenga la experiencia, la capacidad y ciertamente que cuente con la calidad de concesionarios adecuada para atender las rutas que ellos quieran participar”, apuntó.

Compartir.

Deje una respuesta