Dan 32 años de prisión a líder templario

0

Gregorio Abeja Linares, “El Güero Abeja”, señalado como jefe de plaza del grupo delictivo Los Caballeros Templarios, fue sentenciado a 32 años de prisión por los delitos de narcotráfico y portación de arma de fuego para uso exclusivo de las fuerzas armadas, además de cohecho, informó la PGR.
“Con los elementos de prueba obtenidos por el agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), a Gregorio ‘N’ se le impuso una pena de 32 años de prisión y 732 días multa”, indicó en un comunicado.
El ahora sentenciado fue detenido en agosto de 2013 luego de un operativo militar efectuado en una zona residencial exclusiva, al sur de Morelia, Michoacán, en cumplimiento a una orden de aprehensión en su contra, por su entonces probable participación una organización delictiva.
Fue considerado entre los principales responsables de la violencia que hay en Michoacán.
Eduardo Sánchez, entonces vocero del Gabinete de Seguridad Pública federal, afirmó en 2013 que su captura se trató de un duro golpe a la delincuencia organizada.
“Este individuo es considerado desde el año 2011 como uno de los principales responsables de la violencia generada en el Estado de Michoacán”, informó al anunciar oficialmente la captura.
Dijo que “El Güero Abeja” es acusado de delitos como secuestro, homicidio, delincuencia organizada y contra la salud.
“Está relacionado con 14 averiguaciones previas iniciadas por la PGR y con cuando menos cuatro causas penales en juzgados de Guerrero y Jalisco. Asimismo, pesaba sobre él una orden de aprehensión por delitos de secuestro, delincuencia organizada y delitos contra la salud”, detalló en esa fecha el funcionario federal.
Los reportes oficiales indican que, al momento de la captura, Abeja Linares le fueron asegurados dos armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, cuatro cargadores, 25 cartuchos, equipos de radiocomunicación y telefonía celular, además de cocaína.

Compartir.

Deje una respuesta