‘Florence’ se degrada a tormenta tropical

0

Con vientos de 145 km/h, Florence dañó edi­ficios, dejó a cientos de per­sonas atrapadas e inundó comunidades enteras a lo lar­go de la costa de Carolina, en lo que podría ser sólo el co­mienzo de un desastre en cá­mara lenta.

El fenómeno, degradado a tormenta tropical, ayer tocó tierra y dejó, hasta la tarde, al menos cinco per­sonas muertas y decenas más atrapadas en viviendas de Carolina del Norte, tras el des­bordamiento de varios ríos.

Los meteorólogos ad­virtieron que las lluvias to­rrenciales, de entre 30 y 100 centímetros, provocadas por la tormenta, mientras cruza Carolina del Norte y Caroli­na del Sur, podrían ocasionar fuertes inundaciones tierra adentro en los próximos días.

Las primeras víctimas con­firmadas fueron una mujer y su bebé, quienes murieron cuan­do cayó un árbol sobre su casa de Wilmington, cerca de don­de Florence tocó tierra.

El padre del bebé también recibió el impacto del árbol, pero sobrevivió y fue trasla­dado a un centro médico.

Quien no llegó al hospital fue una mujer de Hampstead, pues la ambulancia que fue a atenderla de un ataque al co­razón no llegó a tiempo por los árboles derribados.

La oficina del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, informó que un hom­bre de 78 años murió al co­nectar un cable de corriente a un generador eléctrico en el condado de Leonoir, la misma región en la que, según me­dios locales, otro anciano de 77 años apareció muerto.

Según el canal CBS 17, la policía cree que esta última muerte fue por una caída pro­vocada por el viento cuando el hombre salió de casa.

Florence llegó a la costa su­reste de EU a primera hora del día como huracán categoría 1 y dejó sin electricidad a más de medio millón de personas.

La mayor preocupación de las autoridades no radi­caba en las fuertes ráfagas, pues, aunque el ci­clón perdió buena parte del furor de sus vientos desde que alcanzaba el nivel 4 en la esca­la Saffir-Simpson, de un máximo de 5, mantiene el agua que arrastra, tanto en lluvias, como en la intensidad de la marejada ciclónica.

En Carolina del Norte, ríos como el Neuse y Pungo se des­bordaron e inundaron las ciu­dades de New Bern y Belhaven, además, dejaron atrapadas a decenas de personas que se vieron obligadas a subir a los techos de sus casas a la espera de socorro.

Las autoridades pidieron a unos 150 de los afectados que aguantaran, pues las condi­ciones impedían su rescate.

Florence embis­tió la costa sureste a las 7:15 hora lo­cal, en Wrightsville Beach, Carolina del Norte, informaron las autoridades.

La tarde de ayer, los meteorólogos indicaron que lo peor de las lluvias, que acumulaban cer­ca de 38 centímetros en algu­nos lugares, estaba por llegar.

El presidente Donald Trump tiene previsto visitar la zona afectada la próxima semana.

SALDO DE AFECTACIONES

Hasta ayer, Carolina del Norte ha reportado la muerte de al menos cinco personas a causa de “Florence”, entre ellas un niño, en la localdiad de Wilmington.

500 mil personas sin electricidad

20 mil personas en refugios

Más de 200 personas rescatadas

El río Neuse en Carolina del Norte ha causado inundaciones pues su nivel aumentó al menos 3 metros.

 

Compartir.

Deje una respuesta