Hablando Franco

0

Falta mano dura contra empresas para hacer edificios seguros 

Indudablemente en Hermosillo, estamos a años luz de que las autoridades hagan cumplir a las empresas con los reglamentos de construcción, porque es inaudito que el que iba a ser el “mal más grande de Latinoamérica, en este caso Galerías, por enésima ocasión se haya inundado.

Esto es, las autoridades no han obligado a la empresa administradora de este establecimiento a cumplir con las mínimas normas de construcción, y lo mismo pasó en un cine de la colonia San Benito en donde las goteras del techo parecían cascadas, “lo que ni en Dubai tienen” dijo uno de los bromistas en redes sociales.

Se supone que ese tipo de establecimientos a los que acuden miles de personas deben de garantizar la seguridad de éstas y evidentemente no es así, lo que deja muy mal parados a los empresarios pero también a las autoridades que no tienen un buen control de calidad, ni de protección civil.

La lluvia de este domingo también evidenció lo que sabemos los hermosillenses, y es que urge un buen drenaje pluvial en la ciudad, obras a las que las mayoría de las administraciones les saca la vuelta, primero por costosas y segundo porque no se ven, pero cómo se extrañan en días como estos, que si bien son escasos, hacen necesarias esas inversiones.

Ayer fueron decenas de vehículos los que quedaron varados en las calles, algunos seguramente con daños cuando menos en el sistema eléctrico, porque el agua subió bastante por los principales bulevares.

Ni qué decir de los autos que estaban estacionados en las cocheras de los domicilios del centro y sur de la ciudad, donde en colonias como Las Villas los niveles de agua subieron casi medio metro.

Y mención aparte merecen aquellos, que sin necesidad de andar en la calle, salieron “a disfrutar” de la lluvia y solo entorpecieron aún más el paso vehicular por las calles de esta capital, totalmente inadecuada para enfrentar una lluvia torrencial como la de anoche, la cual, por fortuna, no dejó ninguna pérdida humana que lamentar.

 

Persiste imprudencia al transitar por la carretera de cuatro carriles

 

Me tocó viajar hace unos días al norte del estado y de Santa Ana a Ímuris, la carretera federal, conocida como Cuatro Carriles, tienen innumerables desviaciones, de tal suerte que la mayoría de todos esos kilómetros, son con un solo carril de ida y otro de regreso, por lo que se debe de conducir con mucha precaución, sobre todo cuando pasan autobuses y tráilers.

Sin embargo, y a pesar de que nos tocó observar a un costado de la carretera un tractocamión volcado, los conductores continúan rebasando en sitios en esos tramos, sin importar los riesgos de “toparse” de frente con otro vehículo, de hecho, en dos ocasiones estuvimos a punto de atestiguar un “encontronazo”.

La verdad, es lamentable, que más allá de que si le faltan señalamientos a la carretera, si no existe responsabilidad al conducir, de nada servirán estos, porque qué más señalamiento quieren que el vehículo que viene de frente y que aun así se arriesgan a rebasar, es solo cuestión de tener conciencia y no ser irresponsable.

Y de que las autoridades han dejado mucho que desear, es indudable, sobre todo porque no han cumplido con los plazos, pero a final de cuentas, la seguridad  personal nos toca a cada uno de nosotros, sobre todo, cuando llevamos a la familia acompañándonos y ni eso frena a muchos, quienes  los ponen en riesgo.

Sabemos que la rúa no quedará terminada antes de que se vaya Enrique Peña Nieto, como aseguró que lo haría, y como continuamente lo dice el director del Centro SCT Sonora, Javier Hernández, quien asegura que es el mayor interesado en concluirla, pero han sido demasiado negligentes con los empresarios que no cumplieron con los plazos y contratos, lo que lamentablemente hemos tenido que pagar los usuarios.

Compartir.

Deje una respuesta