“Acaban” con los Tigres en su casa

0

Un año y cuatro meses después, Tigres perdió nuevamente en casa.
El equipo felino había arrancado con un futbol ofensivo el camino al juego sin perder 30 en casa, pero se quedó de manera rigorista con 10 hombres desde el minuto 22 y comenzó a vivir un infierno que lo llevó a perder 2-1 ante Toluca, terminando con 9 hombres.
La racha de 29 juegos invictos en el Estadio Universitario empezó el 11 de abril del 2017 con un 3-0 sobre Chivas, en juego pendiente de la jornada 10 del Clausura de ese año.
Sin embargo terminó con la derrota ante los choriceros, segunda al hilo en el torneo, pues los felinos venían de perder 1-0 de visita ante Cruz Azul.
La tropa de Ricardo Ferretti ganaba 1-0 al minuto 15 con gol del francés André-Pierre Gignac, quien remató de cabeza un buen centro de Jürgen Damm. Antes había tenido ya dos opciones claras.
Sin embargo, se le apareció el diablo. Primero, al 17′, Jorge Torres Nilo sufrió un golpe en la boca que lo hizo sangrar, luego de que Enrique Triverio le dio un codazo, que pudo haber sido de roja, pero que no marcó así el árbitro Roberto García Orozco.
Posteriormente, su escudo y capitán, Guido Pizarro, fue expulsado al 22′, cuando en una jugada en la que defendía el balón mientras corría, le puso el brazo en el cuello a un rival y recibió tarjeta roja directa.
Tigres terminó bien la primera mitad, incluso el portero toluqueño Luis García salvó una de gol en tiro directo de Lucas Zelarayán, pero en el segundo tiempo, Toluca lo superó poco a poco.
La visita no desaprovechó y al minuto 52 empató con gol de Triverio, quien remató de cabeza un centro del regiomontano Luis Mendoza, el cual paró Nahuel Guzmán, sin embargo el balón le quedó de nuevo y no perdonó en el contrarremate.
Al 63′, los Diablos se fueron arriba con col de William Da Silva, quien recibió un pase del ex Tigre Luis Quiñones, para luego eludir a Juninho y Hugo Ayala para vencer a Nahuel.
Juninho entró al 56′ por Zelarayán para formar una línea de tres centrales, pero lejos de ayudarle eso a Tigres, le fue mermando.
Las malas noticias siguieron para el equipo felino a los minutos 69 y 70, con amarilla y roja para el mundialista Javier Aquino, quien reclamó una decisión arbitral.
Más por orgullo que un futbol organizado, Tigres trató de empatar y lo pudo hacer al minuto 87 a través de Gignac, pero Toluca también tuvo un par más, la última un paradón de Nahuel al 90′.
El partido fue muy peleado y con varios conatos de bronca, que terminaron por prender a la afición que al final aplaudió el esfuerzo de su equipo por tratar de empatar pese a la inferioridad numérica.
Ahora Tigres, que se estancó en seis puntos, visitará el próximo domingo al campeón Santos en busca de salir del bache.

Compartir.

Deje una respuesta