Vigilan “crecida” del Río San Miguel

0

Dany Ortega/Judith Franco

El afluente tiene una capacidad de 50 por ciento por lo que se mantiene un operativo para atender cualquier eventualidad

La llegada de las primeras avenidas de agua al Río San Miguel, no representan ningún riesgo para vecinos de la zona rural oriente, manifestó el director de Bomberos de Hermosillo, Juan Francisco Matty Ortega.

En entrevista, indicó que personal de la corporación realizó recorridos por el lugar e indicó que en caso de que se registre una “crecida” en las aguas que llegan a la zona, están preparados para evacuar a las familias.

Actualmente, el Río San Miguel está al 50 por ciento de su capacidad en el cauce, por lo que se realizó un operativo de vigilancia por el lado de los ejidos Zamora, San Pedro y La Victoria.

Matty Ortega explicó que en caso de que continúen las lluvias en la región, se podrían recibir más avenidas de agua, lo que podría provocar que el cauce se derramara, por lo que mantendrán operativos de vigilancia para auxiliar a las familias, que pudieran estar en riesgo.

 

Atrae a familias

 

Aunque en la zona del puente San Miguel, en San Pedro El Saucito, el agua que corre por el río es poca, eso no impidió que decenas de familias acudieran a observar el espectáculo y que varios niños se introdujeran al agua lodosa a bañarse.

La tarde de ayer, durante un recorrido efectuado por ese lugar se apreció a las familias de hermosillenses y residentes de ese ejido, que acudieron a pasar la tarde en familia, algunos disfrutando con música del estéreo de sus autos a todo volumen y otro más, ingiriendo bebidas embriagantes.

Durante el tiempo que permanecimos en el sitio no se apreció la presencia de alguna unidad de Seguridad Pública Municipal ni de bomberos, mientras que las familias permitían que los menores se acercaran a la orilla y lanzaran piedras, pese a que por el lado poniente el margen tiene una altura de casi dos metros y es un riesgo para los menores en caso de que resbalen y se golpeen contra las rocas.

Las familias entrevistadas manifestaron que al enterarse de que el río “llevaba agua” decidieron ir a ver el espectáculo, y en algunos casos, externaron que lo hacen con regularidad en la época de lluvias, mientras que otros aprovecharon para degustar algún platillo tradicional en los puestos de comida cercanos.

Compartir.

Deje una respuesta