Desafió Pacquiao a los médicos

0

Manny Pacquiao se enteró de un mal menor del corazón una semana antes de su pelea con Lucas Matthysse del pasado fin de semana en Malasia y le recomendaron suspender la pelea; sin embargo, quiso tomar el riesgo y subió al ring con ello en mente, reveló su vocero Aquiles Zonio.

De acuerdo con Zonio, Pacquiao sintió algo de insuficiencia al respirar y le practicaron unos estudios el 8 de julio donde le informaron que tenía una condición de nacimiento; sin embargo, cuando le realizaron un electrocardiograma mientras realizaba algo de ejercicio se dieron cuenta que el funcionamiento de su corazón mejoraba.

“Sin que muchos lo supieran, Pacquiao fue al Cardinal Santos Memorial Hospital en Manila cerca de las 3pm del 8 de julio, después de que sintiera dificultad en múltiples ocasiones para respirar durante su preparación para la pelea del 15 de julio con Matthysse”, escribió Zonio para el portal PhilBoxing.

“Nadie sabía de esto, ni un miembro de su equipo ni de su familia. No quería que nadie de su familia se preocupara”, añadió el vocero.

“Un angiograma es una prueba que se usa para detectar problemas del corazón (…). Pacquiao dijo después del angiograma que los doctores le dijeron que sufre de un mal del corazón innato y le recomendaron no pelear el 15 de julio. Pacquiao protestó y le dijo a los doctores que la pelea debía seguir sin importar lo que pasara. Y firmó su salida”, detalló.

“Me pidieron correr mientras le hacían un electrocardiograma. El resultado fue impresionante. Los estudios mostraron que mi ritmo cardiaco mejoraba mientras mi actividad física incrementaba”, confió Pacquiao, según su vocero, que señaló que los estudios se realizaron entre las 3:00 am y 7:00 am del día 9 de julio, antes de volver a Kuala Lumpur, Malasia, sede de la contienda, por la tarde de ese día.

“Los que estaban conmigo estaban tristes y llorando. Pero les dije, no se preocupen, voy a estar bien y hare todo para la pelea”, destacó Pacquiao, que informó luego a su entrenador Buboy Fernández.

“Buboy lloraba mientras se enteraba de lo sucedido. Pero le dije que tenía que estar fuerte y continuar con lo que estaba haciendo. Dios se iba a hacer cargo del resto”, indicó el multicampeón, en el relato de su vocero.

Pacquiao noqueó en siete rounds a Matthysse, y ha dicho que quiere volver en noviembre al ensogado, ya sea en Estados Unidos o Inglaterra, lo cual seguramente provocará que le hagan pruebas más exhaustivas para descartar cualquier peligro en caso de subir nuevamente al ring.

Compartir.

Deje una respuesta