La extraña pareja de gemelos que se acercó a la Tierra

0

Nuevas observaciones de tres de los radiotelescopios más grandes del mundo han revelado que un asteroide descubierto el año pasado son en realidad dos objetos, cada uno de aproximadamente 900 metros de longitud, que orbitan entre sí.

El asteroide cercano a la tierra 2017 YE5 fue descubierto con las observaciones proporcionadas por el Estudio del cielo de Marruecos Oukaimeden el 21 de diciembre de 2017, pero no se han conocido detalles sobre sus propiedades físicas hasta finales del pasado junio. Este es solo el cuarto asteroide binario de «igual masa» cercano a la Tierra jamás detectado, que consta de dos objetos de tamaño casi idéntico que orbitan entre sí. Las nuevas observaciones proporcionan las imágenes más detalladas jamás obtenidas de este tipo de asteroides binarios, según explica en un comunicado el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

El 21 de junio, el asteroide 2017 YE5 hizo la que será su visita más cercana a la Tierra durante al menos los siguientes 170 años, llegando a 6 millones de kilómetros de nuestro planeta, alrededor de 16 veces la distancia que nos separa de la Luna. El 21 y 22 de junio, las observaciones del radar Goldstone de la NASA en California mostraron las primeras señales de que 2017 YE5 podría ser un sistema binario. Las observaciones revelaron dos lóbulos distintos, pero la orientación del asteroide fue tal que los científicos no pudieron ver si los dos cuerpos estaban separados o unidos. Finalmente, los dos objetos giraron para exponer el espacio entre ellos.

Los científicos del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico y los del Green Bank en Virginia Occidental se unieron al estudio del asteroide y pudieron confirmar que en realidad se trataba de dos objetos separados. Para el 26 de junio, tanto Goldstone como Arecibo habían confirmado independientemente su naturaleza binaria.

Como el carbón

Las nuevas observaciones indican que los dos objetos giran uno alrededor del otro una vez cada 20 a 24 horas. Además, son más grandes de lo que en un principio sugería su brillo óptico, lo que indica que las dos rocas no reflejan tanta luz solar como un asteroide rocoso típico. 2017 YE5 es probablemente tan oscuro como el carbón. Las imágenes de Goldstone tomadas el 21 de junio también muestran una notable diferencia en la reflectividad entre los dos objetos, un fenómeno no visto anteriormente entre los otros más de 50 sistemas de asteroides binarios estudiados por radar desde el año 2000. (Sin embargo, la mayoría de esos asteroides binarios consisten en un objeto grande y un satélite mucho más pequeño.) Las diferencias de reflectividad también aparecen en las imágenes de Arecibo y sugieren que los dos objetos pueden tener diferentes densidades, composiciones cerca de sus superficies o diferentes rugosidades superficiales.

Los científicos estiman que entre los asteroides cercanos a la Tierra con un tamaño superior a los 200 metros, aproximadamente el 15% son binarios con un objeto más grande y un satélite mucho más pequeño. Los binarios de igual masa como 2017 YE5 son mucho más raros. Se cree que los binarios de contacto, en los que dos objetos de tamaño similar están en contacto, representan otro 15%.

Fuente: abc.es/ciencia

Compartir.

Deje una respuesta