Este es el desgaste que experimentas al tener un hijo

0

Dar a luz a un hijo es uno de los momentos más emocionantes en la vida de una mujer. Sin embargo, en el embarazo y tras el parto, no todo es “miel sobre hojuelas”. Durante la gestación se sufren náuseas, dolor, vómitos, aumento de peso, dolor de espalda, insomnio y cambios de humor, entre otros.

Por su parte, el período postparto no se queda atrás… Si tienes tus dudas, toma nota del desgaste que experimentan las mujeres al tener un hijo… ¡Te quedarás con la boca abierta!

Huesos débiles

Los huesos se debilitan, debido a que durante el embarazo el bebé absorbe todo el calcio de la madre, dejándola sin mayores reservas de este mineral esencial para mantener huesos fuertes y sanos. Por eso es importante que además de una alimentación balanceada rica en calcio, la madre consuma complementos alimenticios.

Busto pequeño

Así como los senos aumentan de talla al amamantar, al dejar de amamantar su tamaño no solo puede volver a la normalidad, sino verse reducido, así lo afirma Hope Ricciotti, investigadora y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

Estrías

A la mayoría de las mujeres embarazadas les aparecen estrías, debido a que al aumentar de peso, la piel se estira. Para evitarlas o reducirlas existen cremas especiales súper efectivas, no para eliminarlas por completo, pero si para reducir notablemente su apariencia.

Agotamiento

Los recién nacidos no saben de horarios y por ende pueden despertarse varias veces en la noche e impedir que la madre pueda dormir de manera corrida y no solo le haga sentir cansancio, sino sufrir cambios bruscos de humor, por la alteración del sistema nervioso.

Incontinencia urinaria

No poder controlar las ganas de orinar es otro de los efectos de dar a luz. ¿La razón? Durante el embarazo la vejiga desciende. La buena noticia es que después de unos días, ya no habrá “fugas incontrolables”.

Cambios de humor

Ante tanto desajuste hormonal, es común que las madres sufran cambios de humor repentinos. Esto es normal si no pasa más de un mes, de lo contario hay que consultar al especialista, pues podría tratarse de una depresión postparto.

Si ya tuviste uno o varios hijos, sabrás que el desgaste es fuerte, pero también tienes la certeza de que ha vale la pena, pues la dicha de ser madre no se compara con nada.

Fuente: Salud 180

Compartir.

Deje una respuesta