Hablando Franco

0

Enseñan el cobre dirigente sindicales del Steus y Ayuntamiento

 

Desde hace muchísimo tiempo el sindicalismo en México está más que desgastado y lamentablemente, los dirigentes, porque ya no hay líderes, utilizan a sus huestes como carne de cañón, como siempre ha sido, desde para obtener beneficios personales hasta para crear inestabilidad social.

Y eso lo vimos precisamente este lunes, cuando el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (Steus) estalló un movimiento a sabiendas de que era improcedente.

Pero además, el Secretario General, Ismael Arredondo Casillas, utilizó argumentos falsos para demeritar la oferta de la autoridad universitaria, entre ellos, el que el transporte aumentaría a 15 pesos, cuando, como sabemos, fue una intentona de jalar agua para su molino de los concesionarios del transporte, la cual fue rechazada de inmediato.

Entendemos que la situación económica está difícil para todos, pero hay que reconocer que la de los trabajadores de la casa de estudios es mucho mejor que la mayoría de los asalariados del estado, aunque ello no implica que no tengan derecho a mejorarlas.

Sin embargo, los intereses políticos partidistas del dirigente sindical fueron más que evidentes al mezclar gimnasia con magnesia, y dar mensajes políticos involucrado a diputados cuando se supone que la problemática es laboral.

Y para rematar, se les sumó el Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores del Municipio de Hermosillo, Salvador Díaz Olguín, acompañado de sus seguidores, a quien “convenientemente” se le “ocurrió” manifestarse el día que iniciaría la huelga y a la misma hora, en el cruce de los bulevares Luis Encinas y Rosales… Dicen que las coincidencias no existen…

Lo que es un hecho es que estamos en un proceso electoral complicado, y que el estallamiento de una huelga afecta la llegada de empresas, y para colmo también el futuro de los jóvenes estudiantes.

 

Ola de violencia contra candidatos ocasiona petición de seguridad para candidatos

 

Como hemos dado cuenta desde que inició el proceso electoral en el país, ya son más de 100 los candidatos y políticos de distintos partidos que han sido asesinados, lo que ha motivado que los aspirantes se acerquen al Instituto Nacional Electoral, para pedir seguridad.

En Sonora hace unos años tuvimos el asesinato de un diputado electo, en Ciudad Obregón, cuyo homicidio no se esclareció, es decir la entidad no ha estado al margen, aunque en los últimos años no ha ocurrido ningún caso similar.

Sin embargo, en el resto del país son más de un centenar los aspirantes ejecutados, y no todos por cuestiones políticas, como fue el caso de una joven del Partido Verde, ultimada la semana anterior en el sur del país por un crimen pasional y otros han muerto a manos del crimen organizado.

Y de que es importante que se garantice la seguridad de los aspirantes, lo es, pero también para el resto de los ciudadanos, sobre todo si partimos de la consideración de igualdad entre las personas de a pie y la clase política…

Así que ¿a quién nos tenemos que acercar para que nos garantice a todos y cada uno de los mexicanos la seguridad? Y no nos digan que a las corporaciones policiacas porque son las que más miedo nos dan.

 

Correo electrónico [email protected]

Compartir.

Deje una respuesta