El coche más largo del mundo | Tiene helipuerto y jacuzzi

0

Las limusinas no necesariamente son sutiles, pero siempre va a haber alguien por allí que mira a un coche ridículo y piensa, “¿Cómo puedo hacer que esto sea aún más absurdo?” Ese hombre era Jay Ohrberg.

Es un hombre que ama los coches y tiene una debilidad por lo excéntrico y memorable. Así que no es sorprendente que se preguntara si una limusina se podría hacer más larga. La llamó el Sueño Americano.

El diseño para el Sueño Americano se basó en las limusinas Cadillac Eldorado de los años 70. Ohrberg empezó a diseñarla en los 80 y convirtió sus sueños en realidad en 1992. La limusina mide poco más de 30 metros y tiene el récord mundial Guinness del vehículo más largo.

Para conseguir que esta limusina saliera a la calle y funcionara, necesitó 26 ruedas (seis al frente, el resto detrás), dos motores y dos conductores (no era posible que una persona pusiera un coche de 30 metros en marcha atrás por su propia cuenta). Si te estás preguntando cómo giraba esta cosa, no te preocupes. Estaba diseñada como los autobuses largos de la ciudad, lo que significaba que era fácil conducirla por una carreterita estrecha.

¿Para qué tener una limusina gigante si no era extravagante? Ohrberg consideró esto en su diseño. El Sueño Americano tiene básicamente todo lo que necesitaría una estrella de Hollywood. ¿Tiene una piscina con trampolín? Sí. ¿Un jacuzzi? Sí. ¿Una cama de agua de tamaño matrimonio? Pues claro. ¿Un mini campo de golf? Desde luego. ¿Varias habitaciones? No hay duda. ¿Un helipuerto? Por supuesto. Por lo tanto, tiene sentido que necesitara tantas ruedas y motores simplemente para moverse.

Probablemente estés pensando “no se puede conducir esta cosa”. Amigo mío, tienes razón. No hay muchas historias de personas intentando conducir el Sueño Americano. Pero una búsqueda de imágenes en Google muestra fotos del coche siendo transportado en secciones. Solo puedo imaginar lo frustrante que debe ser intentar coordinar a dos conductores en cualquier superficie. También tenemos que pensar en cómo los otros conductores se sentirían al pensar que deben compartir pavimento con este monstruo.

Tiene sentido que la limusina de Ohrberg se quedara en un aparcamiento. Para el año 2014, le faltaban ruedas, ventanas y partes de su interior. Lo habían dejado a la misericordia de los elementos naturales y se estaba oxidando. Este vídeo muestra el grado de los daños:

¡Pero no te preocupes! ¡El Sueño Americano todavía no está muerto! De acuerdo con Autotrader, el Autoseum de Mineola, New York dijo que se encargaría de “salvar” la limusina. No ha habido más noticias desde entonces, pero estoy deseando que la arreglen y la devuelvan a su antigua gloria. ¿Cuántas otras oportunidades tendrás para bañarte en una limusina?

Fuente: abracadabranoticias

Compartir.

Deje una respuesta