Refrendan amor y amistad con regalos

0

Ayer se registró una aglomeración en los distintos puestos de venta de accesorios, tales como globos, flores, peluches, chocolates, arreglos, tazas decoradas y más

 

Globos, flores, peluches, chocolates, arreglos, tazas decoradas y más, se ven ir y venir por las inmediaciones del centro de la Ciudad, y es que a pesar del amor a algunas personas les entra el sentimiento mexicano y dejan todo a lo último.

Los hay de todos, desde quienes no consideraron necesario comprar con anterioridad, quien de plano mandó a otra persona e inclusive quien lo hace porque si no es así lo regañan en su casa.

Entre las flores y globos del Mercado Municipal, camina Alonso, quien acudió a envolver su regalo, este año no son curiosidades de temporada, sino algo que realmente necesita su pareja, con la que tiene ya cuatro años.

“Esta vez omití un poco lo de las flores porque todos las fechas y aniversarios le regalo flores y esta vez quise regalarle algo que ocupara, son unos tenis y algo significativo que es un portarretratos con una foto de los dos”, indicó.

Entre las filas de los puestos de envoltura de regalos, se encontraba Fabiola Medina, quien a pesar de no tener pareja, acudió para hacerla de “cupido” entre su hermano y su cuñada, ya que como ella menciona “siempre deja todo a última hora”.

“Me mandaron a comprar el regalo, es para mi cuñada, mi hermano me mandó a última hora como siempre, le escogí una loción y un detallito, cómo todos los años, no se aplica”, comentó.

Uno que la puede pasar mal sino hace las compras de San Valentín el último día, es Ángel, pues a su esposa le gusta que le manden el regalo a su trabajo y si no es así, se le arma un “relajo” en su casa.

“Le compré un mono de peluche con un globo, a mí hija también le regalé un mono y me la traje a escoger el de su mamá. Lo compré el último día porque así le gusta a ella, quiere que se lo lleve al trabajo y si no lo hago se enoja”, dijo apenado.

Los vendedores de obsequios del Día del Amor y la Amistad, son expertos en ver pasar a “despistados” que corren de un lugar a otro en busca de un accesorio para sus parejas o prospectos; tales como Susana Huez, quien desde hace 10 años instala su puesto alrededor del Mercado Municipal.

“Por lo regular el 13 es cuando hay más gente, más que el 14, de repente sí llega uno que otro despistado que no pudo comprar su regalo con anticipación, se llevan lo que encuentran chocolates, monos de peluche, tazas decoradas”, comentó.

Compartir.

Deje una respuesta