Envidia de la buena y envidia de la mala

0

Recientes estudios de comportamiento encontraron que dependiendo de la naturaleza de la envidia, ya sea benigna o maligna, se paga un precio más alto, ya sea para imitar la conducta o rebasarla, publica el portal de noticias TIME Heatlhland.

Investigadores de la Universidad de Tilburg en Países Bajos, estudiaron conductas de envidia entre estudiantes, cuestionando sus acciones derivadas de ciertos contextos sociales. Dentro de las preguntas realizadas se les pidió que imaginaran a un compañero con un iPhone (o cualquier otro objeto de deseo) que ellos codiciaran. Después, se les pidió que imaginaran sentir envidia o admiración por el compañero (envidia benigna) o envidia “de la mala”(envidia maliciosa), o simplemente sentir envidia por el producto mismo.

Los resultados fueron publicados en el Journal of Consumer Research y mostraron patrones complejos de toma de decisiones. Los voluntarios que sintieron una envidia benigna, estaban dispuestos a pagar más de 100 dólares para tener un iPhone, después de ver que su compañero tenía uno. Pero los individuos que codiciaban el objeto “de mala gana” son más propensos a pagar una cantidad mucho mayor por un gadget parecido pero diferente, por ejemplo, una versión de lujo de un BlackBerry.

La envidia maliciosa ocurre si a la otra persona se le considera no digna, o que no merece el objeto y evoca un deseo de derribar al compañero o amigo, indican los resultados de la investigación.

El estudio revela que nuestro impulso de juzgar quién se merece que, tiene que ver con cómo nos vemos a nosotros mismos. “La envidia no es el resultado de hacer comparaciones con otra persona, sino hacer comparaciones con personas que tienen un dominio superior en los objetos que tienen importancia para uno mismo. Las comparaciones sociales son más propensas a ocurrir con gente que inicialmente es similar, ya que mientras más parecidas son, más intenso se vuelve el sentimiento de envidia”.

La lógica de la envidia benigna es que si tu ves una persona similar a ti, con la vida y objetos que consideras deseables, pensarías que tú lo mereces también y estás dispuesto a pagar para obtenerlas. Sin embargo, la lógica de la envidia maliciosa es que si observas a un similar con el objeto del deseo, tú deseas demostrar tu superioridad por medio de degradar su nueva posesión. Para hacerlo, pagarás una cantidad mucho mayor y más lujosa, pero diferente para tener un objeto parecido.

La nota del portal resalta que la diferencia entre los dos tipos de envidia no esta asociada por la motivación de ser como el otro, sino que la conducta que motiva es resolver la desigualdad, incrementando o disminuyendo, la posición del otro. 

Compartir.

Deje una respuesta