Vigorexia afecta a hombres entre 17 y 35 años

0

En México, la también llamada “enfermedad de la belleza masculina” afecta física y psicológicamente a los varones entre los 17 y 35 años de edad.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indican que además de sufrir afectaciones, como problemas óseos, daños musculares, desgaste de tendones, convulsiones, mareos, dolores de cabeza, taquicardias, aislamiento social, baja autoestima, ansiedad y depresión, pueden desarrollar el llamado Síndrome de adicción al ejercicio, conocido como vigorexia.

Obsesión por el ejercicio

Dunia de Martini Romero, médica adscrita al Hospital de Psiquiatría «Dr. Héctor Tovar Acosta», aclara que son dos las manifestaciones más visibles de este  padecimiento:

1.La extrema actividad por el deporte

2. La ingesta compulsiva de alimentos para subir de peso, ya que este tipo de personas, cuando se ven al  espejo,  se perciben delgados y con poco desarrollo muscular

De acuerdo con Martitni Romero, una persona con vigorexia es adicto a desarrollar masa muscular, por lo que puede llegar a ingerir más de 4 mil 500 calorías diariamente, cuando lo habitual para el sexo masculino es consumir 2 mil 500 calorías: «En ocasiones presentan alteraciones metabólicas provocadas por el consumo de esteroides anabolizantes, que producen repentinos cambios corporales y de humor».

El abuso de estas sustancias, que permiten aumentar rápidamente la masa muscular y son fáciles de encontrar en algunos gimnasios, pueden ocasionar graves problemas físicos, como un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones hepáticas, disfunción eréctil, disminución del tamaño de los testículos y una mayor propensión a padecer cáncer de próstata.

Tratamiento para la vigorexia

Los expertos del IMSS precisan que este padecimiento está sub-diagnosticado, debido a que la mayoría de las personas que padecen este trastorno sólo acuden a consulta o solicitan la ayuda de un profesional, hasta que su vida se ve afectada.

Para tratar este trastorno, el IMSS brinda un tratamiento integral farmacológico y terapéutico por medio de psicoterapia y antidepresivos. La terapia funciona para mejorar la confianza y seguridad del paciente, mientras que los medicamentos estabilizan sustancias del cerebro como la serotonina y la dopamina, indispensables en el funcionamiento de las emociones y, de ser necesario, se proporciona ayuda con especialistas de nutrición.

Compartir.

Deje una respuesta