Si quieres una relación feliz, libérate de estos mitos

0

México. Entre costumbre y educación, idealizamos una relación de pareja y por tal razón, nos cuesta mucho trabajo llevarla de manera equilibrada y duradera.

Las relaciones siempre pasan por una etapa complicada, donde se pone a prueba absolutamente todo. Sin embargo, muchas veces traemos la creencia de ciertas cosas que en realidad son mitos, de cómo debe ser una pareja y nos clavamos tanto en encontrarla tal y como sabemos, que por eso terminamos con la persona incorrecta…

El Instituto Gottman, especialista en relaciones de pareja, busca romper con algunos de estos mitos que traemos desde siempre  Alrededor de las relaciones de pareja hay muchas cosas que aún parecen una incógnita. Cuando tenemos algún problema con una relación amorosa, es probable que recibamos cientos de consejos sobre lo que se debe o no hacer, pero muchas veces dudamos de la autoridad de quien los emite.

El matrimonio no es sólo un trozo de papel

Para este estudioso de las relaciones, los beneficios psicológicos del matrimonio son enormes. Ha encontrado que las parejas que han optado por tener matrimonios ante la ley tienen beneficios psicológicos y de longevidad que las parejas que no lo están.

Los conflictos son señal de una mala relación

Bajo ningún motivo incentiva la violencia, sólo señala que el conflicto es inevitable en las relaciones y que existe para mejorar la comprensión. Siempre y cuando los conflictos no pongan en jaque tu integridad, está bien tener diferentes puntos de vista que los de tu pareja.

Hablar del pasado está bien

Muchas veces pensamos que hablar de las relaciones pasadas o de las veces que nos lastimaron nos hace dudar de nuestra pareja, pero afrontar que las personas con las que ahora compartimos la vida fueron lastimadas nos hace entenderlos y crear cierta cercanía.

La compatibilidad hace que las relaciones funcionen

De acuerdo con el Instituto Gottman, un estudio reveló que las feromonas que encontramos más atractivas son las de personas completamente opuestas a nosotras. Cualidades meramente químicas hacen una parte del trabajo, del resto se encarga nuestra personalidad, habilidades y afinidades.

Compartir.

Deje una respuesta