Remedios caseros para los nervios y el estrés

0

El estrés cotidiano o un evento inesperado pueden ocasionar que nuestros nervios se “alteren”; es decir emociones como la ansiedad, tristeza, ira se salen de control o de nuestra capacidad de manejarlas. Y si bien es imposible predecir acontecimiento “malos”, existen remedios caseros que pueden ayudar a calmarlos.

El nerviosismo por sí mismo no se considera un problema grave, siempre que no le impida a la persona hacer sus actividades cotidianas. Este problema suele caracterizase por pensamiento de miedo y por síntomas físicos como dolor de cabeza, estómago, sudoración fría…”, describe la Calm Clinic.

Qué es bueno para calmar los nervios

1. Antes de dormir…

Algunos alimentos poseen propiedades “antinervios”, el primero de ellos son los frutos secos y semillas. En un vaso de agua pon a remojar 15 almendras durante toda la noche. Al día siguiente pélalas y haz una pasta con ellas, agregando a ésta una cucharada de nuez moscada y jengibre picado. ¡Consúmelo todas las noches!

2. Hierba de San Juan

Es ideal en lo que a reparar el sistema nervioso se refiere, por lo que es útil en el tratamiento de la depresión o nerviosismo. Consume una cucharadita de esta flor machacada dos veces por día.

3. Valeriana

Ésta reduce las palpitaciones, espasmos, insomnio y estrés. Bebe una infusión de 15 gramos de la raíz de la planta a diario.

4. Melisa

También conocida como toronjil es una planta relajante que se usa en casos de estrés, ansiedad o insomnio. A su vez, tiene efectos antiespasmódicos, por lo que se aconseja su consumo a aquellas personas que hacen mucho deporte o esfuerzos físicos.

5. Jugo para la crisis nerviosa

Ingredientes: 1 pera mediana, dos cucharadas de avena molida, una ramita de hierbabuena. Licúa todo en un poco de leche de avena o almendras. ¡Consúmelo todos los días!

Aunque es normal que tus nervios se alteren ante algún problema o dificultad, existen ocasiones en que éstos pueden salir de “control”, por lo que es importante que acudas con un experto de la salud. ¡Recuerda es tu responsabilidad!

Compartir.

Deje una respuesta