Cuatro estudios para identificar trastornos del sueño

0

Si llevas mucho tiempo sin poder conciliar el sueño o sientes que no descansas bien, tal vez tengas algún trastorno del sueño que merma tu calidad de vida poco a poco, por lo que es importante que te realices algunos estudios específicos para detectarlo.

En el siguiente video de Salud con Gloria Contreras, un especialista te explica en qué casos debe someterte a estudios específicos para identificar trastornos del sueño.

Identifica si tienes trastorno de sueño

De acuerdo con información del National Heart, Lung and Blood Institute, los estudios para identificar trastornos del sueño consisten en medir la calidad y cantidad del sueño, así como la respuesta del cuerpo ante los problemas de sueño.

A pesar de que un médico puede diagnosticar algún problema con sólo revisar el horario y hábitos de sueño, se necesitan estudios que ayuden a realizar un diagnóstico más completo y detallado. ¡Conoce los más comunes!

1. Polisomnografía. Con este estudio se monitorea al paciente mientras duerme; se analiza la actividad cerebral, movimientos oculares, cantidad de oxígeno en la sangre, movimiento del aire por la nariz durante la respiración, ronquidos, movimiento del tórax, frecuencia cardiaca y presión arterial.

Es muy útil para detectar apnea obstructiva del sueño, trastornos convulsivos relacionados con el sueño, del movimiento periódico de las extremidades y narcolepsia.

2. Prueba de Latencia Múltiple del Sueño (MSLT). Se encarga de analizar durante el día qué tan somnolienta es la persona, tras analizar la actividad cerebral, tipos y etapas del sueño. Ayuda a diagnosticar narcolepsia, hipersomnia y otros trastornos que causan cansancio durante el día.

3. Test de mantenimiento de vigilia. Se practica durante el día para medir la capacidad de permanecer despierto y alerta. Por lo general se realiza después de una polisonmnografía. Los resultados muestran si la incapacidad para mantenerse despierto es un problema e seguridad pública o personal.

4. Actigrafía. Es un prueba que se realiza todos los días. Consiste en colocar un dispositivo en la muñeca para medir los hábitos de sueño como el horario, calidad y si las luces están encendidas durante el sueño. Es útil para diagnosticar trastornos del ritmo circadiano como el jet lag o trastorno de trabajo por turnos.

Los especialistas detallan que los trastornos del sueño no tratados incrementan el riesgo de padecer enfermedades del corazón, hipertensión y derrame cerebral, así como accidentes de tránsito, caídas o lesiones. Y tú, ¿concilias bien el sueño?

 

[iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/n0AQ8yhtyvc» frameborder=»0″ allowfullscreen ]
Compartir.

Deje una respuesta