Dormir una hora de siesta después de la comida puede rejuvenecer el cerebro

0

En los últimos años la medicina ha hecho hincapié en los beneficios de descansar lo suficiente para poder reponer fuerzas y darle un respiro al cerebro, sobre todo con el aumento de enfermedades como resultado del estrés.

Ahora un estudio de la American Geriatrics Society asegura que dormir una siesta no sólo es reparador, sino que además rejuvenece el cerebro. La investigación se realizó con 3000 personas mayores de 65 años en China y muestra resultados muy interesantes.

Dormir una hora de siesta después de la comida puede rejuvenecer el cerebro

En los últimos años la medicina ha hecho hincapié en los beneficios de descansar lo suficiente para poder reponer fuerzas y darle un respiro al cerebro, sobre todo con el aumento de enfermedades como resultado del estrés.

Ahora un estudio de la American Geriatrics Society asegura que dormir una siesta no sólo es reparador, sino que además rejuvenece el cerebro. La investigación se realizó con 3000 personas mayores de 65 años en China y muestra resultados muy interesantes.

Dormir bien es necesario para la recuperación de nuestro organismo.

 

Pero además dormir siestas está recomendado por los médicos.

Ahora aseguran que una hora de siesta después de comer puede rejuvenecer el cerebro.

Para los científicos dormir 60 minutos después de comer rejuvenece el cerebro, pero los efectos no son los mismos si se descansa durante un tiempo inferior o superior a una hora.

Casi el 60% de esas 3000 personas aseguró que dormían una siesta de entre 30 y 90 minutos después de comer, por lo que se les realizó una serie de pruebas para evaluar su estado mental, respondiendo preguntas sencillas y resolviendo problemas matemáticos básicos.

Además realizaron algunos ejercicios de memoria verbal.

Como resultado, quienes tomaban siestas de una hora resultaron mejor en los test en comparación a las que no habían dormido o lo habían hecho por más o menos de 60 minutos.

“Los que no durmieron siesta experimentaron una disminución en sus capacidades mentales parecidas a las que sufrirán al cabo de cinco años” explica el doctor Juanxin Li, a cargo de la investigación.

“Estas personas experimentaron una disminución en sus capacidades mentales parecidas a las que sufrirán al cabo de cinco años”, explicó. “La función cognitiva se asocia significativamente con las siestas. Las comparaciones mostraron cómo personas que dormían una siesta moderada tenían más conocimiento general que las personas que no dormían o realizaban siestas excesivamente largas”.

Este resultado demuestra nuevamente que el descanso es esencial para el funcionamiento del ser humano y que la siesta es un hábito que debemos incorporar en nuestra rutina.

Compartir.

Deje una respuesta