¿Vacuna contra la influenza es segura?

0

Ciudad de México. En tiempo de invierno, el virus de la influenza estacional se esparce en el aire y la única medida de prevención disponible es la vacuna. Pero diversos mitos negativos giran en torno a su aplicación y, por tal motivo, hay quienes dudan que esta opción sea segura para ellos y, sobre todo, sus hijos.

La vacuna contra la influenza estacional es muy segura, afirma Octavio Martínez Bocardi, médico pediatra intensivista egresado del Centro Médico Nacional Siglo XXI y certificado por la American Academy of Pediatrics y la American Heart Association.

«Siempre se recomienda que ciertos grupos de personas se vacunen en esta época: los niños menores de cinco años y los adultos mayores de 65 años, porque por las características de su sistema inmunológico son más vulnerables ante esta afección”, agrega.

Seguridad y eficacia

Es cierto que se presentan algunos efectos colaterales después de la aplicación, como fiebre moderada o dolor en la zona de aplicación, pero son fáciles de controlar por el médico con algo de paracetamol y un analgésico suave, explica Martínez Bocardi.

A la semana es viable que se presente un cuadro de tipo viral, parecido a una gripa o incluso a una influenza estacional. Es un efecto tardío de la vacuna, pero dura de cuatro a cinco días nada más, cede sin mayor problema con un manejo adecuado y rara vez da complicaciones”, afirma.

Sin esta protección siempre va a haber riesgo de contraer la enfermedad, porque el virus se contagia fácilmente, al respirarlo o al manipular objetos que han estado en contacto con alguna persona infectada.

No hay punto de comparación entre la sintomatología de los efectos secundarios de la vacuna y un cuadro clásico de influenza estacional. Cuando la infección se ha instalado, generalmente afecta la vía respiratoria superior (garganta, nariz y oídos).

«Puede iniciar con un ataque al estado general, es decir, el paciente se siente muy mal, muy decaído y sin ganas de hacer nada. Hay presencia de fiebre variable, que va desde 38 hasta los 38.5 y en algunos casos hasta los 39 grados. Hay escurrimiento nasal y tos”, explica el especialista.

Cuando se tiene la enfermedad y no hay un manejo adecuado, el cuadro podría agravarse. Si se exacerba con bronquitis o bronqueolitis viral, se puede complicar con neumonía, porque el virus, empieza a afectar bronquios, bronquiolos y pulmones.

En el momento en que esta infección empieza a afectar un órgano blanco (importante para mantener la vida), en este caso los pulmones, ya hay un gran riesgo para el paciente. Por tal motivo, siempre va a ser mejor aplicar la vacuna de la influenza estacional que no hacerlo.

Para que estés más tranquila, debes saber que hay un protocolo antes de aplicar la vacuna contra la influenza estacional. Una indicación muy importante para garantizar su seguridad es que el paciente no tenga ninguna enfermedad, sobre todo de tipo viral, al momento de recibirla.

«Si el niño o el anciano presentan un padecimiento infeccioso, su sistema inmunológico no va a actuar adecuadamente. Los efectos secundarios de la vacuna aquí van a ser mayores y el daño de la afección que presenta el paciente también”, explica Martínez Bocardi. 

En estos casos, primero, damos tratamiento al paciente y una vez que ya se haya recuperado dejamos pasar una o dos semanas, dependiendo del caso, para aplicar la vacuna y que todo sea completamente segura.

Esta enfermedad representa un gran riesgo de salud durante la temporada invernal si no se toman las medidas preventivas pertinentes. La aplicación de la vacuna contra la influenza es segura y eficaz.

Compartir.

Deje una respuesta