¿Por qué truenan los oídos?

0

Un problema molesto que cualquier persona ha sufrido en su vida es que los oídos se tapen y lleguen a tronar de una manera dolorosa, especialmente cuando se viaja en avión o por carretera de un punto muy alto a otro menor en poco tiempo.

El problema es conocido medicamente como barotrauma, y está relacionado con un pequeño tubo en el oído conocido como trompa de Eustaquio, el cual está encargado de igualar la presión dentro del oído y entre ambos lados del tímpano.

Sin embargo. en ocasiones esta estructura no puede igualar la presión con la misma rapidez con que cambia en el exterior,  y es cuando se tapan los oídos, y por ello truenan.

Si bien el problema suele ser pasajero, hay formas en las que se pueden evitar mayores molestias, o que el barotrauma se presente en lo absoluto.

 

1. Bosteza. Aún si no es un bostezo real, mantener la boca abierta en esa posición, permite la entrada de aire a las trompas, lo que ayuda a igualar la presión con el ambiente.

2. Traga o mastica un chicle. Estas acciones, o tomar agua lentamente, funciona igual que un bostezo, forzando a los pequeños conductos en el oído a abrirs

3. Tápate la nariz, cierra la boca y sopla. En este caso es necesario tener cuidado. Cuando soplas, el aire no tiene por donde salir, por lo que presiona las trompas de Eustaquio, liberando la presión.

Sin embargo, esta maniobra es arriesgada, pues de soplar con demasiada fuerza podrían dañarse los tímpanos e incluso llegar a causar un daño permanente.

4. Compra tapones especializados. En varios aeropuertos es posible encontrar tapones filtrados, que van adaptando lentamente el oído para ayudarlo a ajustarse, si bien no siempre funcionan.

5. No viajes enfermo. Las enfermedades que ocasionan una congestión, como la gripa, suelen aumentar las posibilidades de que ocurra un barotrauma. Lo mejor es tomar un descongestionante si tienes que viajar, o simplemente esperar a que sanes.

Por último, cabe destacar que este mal puede tardar de unos minutos en unas horas en arreglarse. Sin embargo, de prolongarse, o si llega a ser demasiado doloroso, siempre es necesario acudir a un otorrinolaringólogo para evitar problemas mayores.

Compartir.

Deje una respuesta