Descubre por casualidad un gran talento

0

 

Descubrió su talento como compositor mientras bromeaba con sus compañeros de trabajo, y ahora a más de 30 años, Israel Villa Ballesteros vive de la composición de canciones, corridos y jingles para promover empresas y componer corridos por encargo. En su haber tiene cientos de canciones; la última versa sobre la contaminación del Río Sonora.

En una amena entrevista realizada en el andador del Mercado Municipal Número Uno, Israel platicó a Entorno Informativo sobre su trayectoria como compositor, la cual dijo, siempre ha estado respaldado por su esposa y sus tres hijos.

 

“Tengo 68 años y empecé a componer por los años 80’s cuando trabaja en la Comisión Agraria y una compañera que se llamaba Azucena decidió vender tacos, entonces para  promocionarla le escribí… Tacos por docena Azucena”.

Momento que  significó el parteaguas en la vida de “Don Israel”, pues a partir de ahí empezó a escribir versos y canciones como “Te canto San Felipe” que fue interpretada por cantantes de la región.

El oriundo de San Felipe de Jesús, y abogado de profesión, explicó que después se dio cuenta que su creatividad le daba para más y empezó a componer jingles y corridos por encargo.

Sin dominar ningún instrumento musical, Israel no sólo compone la letra de sus canciones, sino que además “tararea” la melodía, por lo que es él mismo es quien realiza los arreglos musicales, e incluso hasta los produce.

“La verdad en todas mis composiciones trato de mencionar el lado positivo de las personas, jamás me gusta ponerlos en mal, pero igual como cualquier otro compositor me inspiro en situaciones, en vivencias y también le escribo a las personas en forma de homenaje”, detalló el sexagenario.

Con la emoción reflejada en su mirada, “Don Israel” narró la experiencia que vivió en su estancia en la Ciudad de México cuando acudió al programa “Siempre en Domingo” o cuando visitó la casa de Chayito Valdez en la Ciudad de México, para ofrecerle sus canciones.

Aunque su faceta como compositor de canciones no le ha resultado muy remunerada, Israel Villa encontró en la composición y producción de jingles un negocio que hasta ahorita lo ha ayudado a salir adelante.

 

“Yo soy  muy feliz, Todos los días me levanto muy temprano y me pongo a barrer el frente de mi casa, yo vivo en el colonia Balderrama y durante el transcurso del día me pongo hacer otras cosas, y en cualquier momento cuando me gana la inspiración me pongo a componer”, puntualizó. 

 

Compartir.

Deje una respuesta