Preocupa delgadez de Meg Ryan

0

 

Se cumplen 25 años desde que Meg Ryan escribiera historia del cine con su célebre orgasmo simulado de “Cuando Harry encontró a Sally”.

 

La cinta de Rob Reiner se convirtió en el máximo exponente de la comedia americana de los 90 y encumbró a la joven Margaret al estrellato, que ya había saboreado en su primer papel importante en el cine gracias a “Top Gun”.

 

Ryan se convirtió en la actriz imprescindible de la comedia romántica, con su “look” entre masculino e infantil y un rostro fresco y natural.

Pero una sucesión de malas decisiones estéticas y el inevitable paso del tiempo han convertido a Ryan, de 52 años, en una caricatura de lo que fue.

Sus últimas fotos, saliendo de un hotel en Nueva York esta semana, han dado la vuelta al mundo por la preocupante delgadez que demuestran.

Implantes de pómulos, Botox, lifting faciales y, sobre todo, unos labios tamaño XXL han desfigurado aquel rostro cantarino, y ahora la falta de músculo ha hecho el resto.

Según sus allegados, la actriz está flaca porque así es su constitución y porque se machaca mucho en el gimnasio, pero no deja de llamar la atención lo evidente de su esqueleto.

La grasa está tan ausente de su cuerpo como los títulos de películas que ha protagonizado desde que comenzó el nuevo siglo.

Desde 2003 con ‘In the cut’, no ha vuelto a tener un papel importante. Por eso ha decidido coger las riendas de su carrera y hará su debut como directora el año que viene con el filme “Ithaca”, para el que ha enrolado a su hijo Jack (fruto de su matrimonio de diez años con Dennis Quaid) y a su amigo Tom Hanks.

Quaid rehízo su vida casi inmediatamente después de romper con Ryan, aunque a ella le costó un poco más.

Tras adoptar a la pequeña Daisy, con la que vive en Manhattan, volvió a encontrar el amor en 2010. Sale con el legendario rockero John Mellencamp,también conocido como John Cougar, aunque la suya es una relación muy abierta.

 

De hecho, a pesar de llevar cuatro años juntos, él sigue residiendo en su rancho de Indiana.

 

Compartir.

Deje una respuesta