En Pocas Palabras

0

 

Urge se pongan de acuerdo rector, trabajadores y gobierno para terminar la huelga en la Unison

Los líderes de los sindicatos universitarios no dan esperanza de un posible arreglo. El dirigente del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (Steus), José Modesto Torres Valerio, declaró que los trabajadores están dispuestos a llegar hasta el final, en donde la institución educativa les dé la razón y les cumpla todo lo establecido en el Contrato Colectivo de Trabajo, además, que se le paguen los salarios caídos completos de los 47 días No laborados.

 

Mientras, los sindicalizados se están poniendo de acuerdo para tomarse unos días de descanso en esta Semana Santa; se establecerán guardias en donde todos tengan derecho a un descanso. Y hacen bien, porque a como están las negociaciones de las partes, la huelga podría durar el resto del año…La ciudadanía, después de tanto dimes y diretes, ya no sabe a quién culpar por permitir una suspensión de labores tan largo en la Universidad de Sonora.

Cuando no existe capacidad de diálogo de las partes, es difícil llegar a acuerdos. A como se dan las pláticas, que no avanzan, sí será necesaria la participación del Gobierno del Estado, como mediador, sobre todo.

Siempre los conflictos laborales se “atoran” por falta de dinero y ese es el motivo real de esta huelga tan larga que lleva ya 47 días. Los trabajadores quieren más dinero y la Universidad no lo tiene. La administración estatal desde hace más de dos años no tiene dinero.

¿Qué va a pasar con la Universidad de Sonora?, seguirá produciendo más jóvenes mal preparados,  que al terminar sus carreras no se atreverán a solicitar un empleo porque ellos sabrán bien que no tuvieron una preparación adecuada por falta de horas de estudios en las aulas universitarias, mientras que maestros y trabajadores de la Unison seguirán luchando por mejores prestaciones laborales sin dar nada a cambio…No todo es dinero en esta vida, hay cosas más importantes.

Con la huelga de la Unison pierden todos, principalmente los estudiantes, que son ajenos a los movimientos laborales…Hay muchas familias que se quedan sin comer por mandar a estudiar a sus hijos. La mayoría de los estudiantes son de escasos recursos económicos y sus papás hacen un sacrificio para que ellos estudien, principalmente los que vienen de fuera de Hermosillo, que es en donde se concentra la mayor cantidad de jóvenes que estudian las distintas carreras.

También afecta, por supuesto, a las familias de Hermosillo, porque los padres de los estudiantes sacan sus cuentas y planean el futuro. Entre más tiempo permanezcan los muchachos en las escuelas, mayor es el gasto familiar… A estas alturas de la huelga el semestre está perdido, o se les podría dar una oportunidad a la chavalada de aprobarlos sin haber asistido a clases…Eso se tendrá que hacer, porque dos meses sin asistir a clases es no avanzar… pero al parecer a todos les vale.

Las calles de Hermosillo lucen con pocos vehículos…y eso que todavía son días laborables

 

Aunque todavía no llegan los días de descanso por tradición – jueves y viernes-, la ciudad de Hermosillo se vio  ayer un tanto sola, principalmente en el área del Centro Histórico, lugar en donde se ubican los palacios de gobiernos estatal y municipal, Catedral, Congreso del Estado, Supremo Tribunal de Justica y muchas oficinas de los tres niveles de gobierno. Las vacaciones de los estudiantes frenan la actividad en las ciudades, pero las empresas laboran normalmente.

También nos reportan que las playas de Bahía Kino se encuentran llenas, por lo que desde mañana en adelante no cabrá un solo alfiler en el balneario de los hermosillenses. Es que llega mucha gente de fuera, principalmente del estado de Chihuahua y de la Unión Americana…Hasta aquí los comentarios de hoy, regreso mañana, con el favor de Dios.

 

 Ernesto Gutiérrez Ayala                               
Correo electrónico:[email protected]
               
www.facebook.com/elreporterodelacomunidad
                
Twitter:@elreporteroson  

 

Compartir.

Deje una respuesta