Aqueja inseguridad a la San Benito

0

 

 

Delincuencia y drogadicción, además de actos de vandalismo, son algunas de la problemáticas que afectan a habitantes de la colonia San Benito, quienes piden mayor presencia policiaca en el sector, ya que la inseguridad ha aumentado en los últimos años.
Los residentes coincidieron que los problemas de drogadicción y los robos están prácticamente a la orden del día, ya que son varios los atracos diarios que se registran, principalmente contra estudiantes de las escuelas de los alrededores, quienes son despojados de sus pertenencias cuando se dirigen a la escuela o a la salida de clases.


Los estudiantes se han convertido en el blanco de las pandillas conformadas por un grupo de jóvenes de entre 11 y 18 años, quienes les arrebatan sus mochilas, teléfonos celulares y hasta los zapatos.
Difícilmente se puede prever un robo en el sector, argumentan los vecinos, porque los delincuentes cambian constantemente de lugar, lo que hace difícil que los menores puedan sacarles la vuelta.
“Son una bola de chamacos de entre 11 y 18 o 19 años, los que se llevan `hechos bola´ en las esquinas drogándose y haciendo daño a todo el que ven en la calle a todas horas. A cada rato le hablamos a la patrulla, algunas veces si han venido y se llevan a los grandes, pero no tiene caso que lo hagan, si al rato andan de vuelta haciendo daño en la colonia, parece que solo los pasean en la patrulla y luego los traen de vuelta y otra vez andan en la calle haciendo lo mismo”, manifestó Ana Rosa.
Señaló que este grupo de delincuentes se juntan por las noches a drogarse y hacen mucho ruido y causan daños a los vehículos, rayan las paredes de las casas y los negocios. “Es mucha la delincuencia que hay”, expuso.
Incluso, esto ha llevado a algunas familias a colocar alambre de púas en las bardas de sus domicilios, para evitar daños a su patrimonio.
Otro problema que se ha agravado, es la drogadicción, manifestó otro vecino, pues apuntó que se puede observar a los “tiradores”, en las esquinas, esperando a sus clientes y tratando de incitar a los menores a consumir dicha droga, lo que intranquiliza a las familias, quienes deben estar al pendiente de sus hijos al salir a la tienda o camino a la escuela.
“Es tanto la preocupación que a veces les revisamos las mochilas para prevenir que les vendan alguna de esas porquerías, que tienen a los cholos todos idiotas, por tanto cochinero que se meten”, comentó el señor Reginaldo Rodríguez.
Por lo que piden a las autoridades mayor presencia policiaca en la colonia y castigos más severos para los tiradores de droga, quienes son los que están corrompiendo la tranquilidad de las familias, vendiendo enervantes a los menores y a los vagos, quienes se roban la tubería y cableado de las casas y cometen asaltos, con tal de conseguir dinero para seguir consumiendo.
También pidieron a las autoridades hacer algo con las viviendas abandonadas que hay en varias calles de la colonia, y que sirven para juntarse los malhechores para drogaras y guardar las cosas que se roban, y que además son usadas como basureros clandestinos.

Piden colocación de topes y reductores de velocidad

Los residentes del sector, piden a las autoridades la colocación de topes y reductores de velocidad en las vialidades, sobre todo, en zona escolar, ya que los conductores no respeten el área y pasan a exceso de velocidad.
“Hacen falta topes y reductores de velocidad, porque los carros pasan muy rápido y no respetan la zona escolar y cuando los padres de familia van a recoger a sus hijos, algunos se estacionan en doble fila, lo que puede ocasionar un accidente si no frenan a tiempo”, comal un madre de familia.
“Asimismo, hacen falta señalamientos de tránsito para que se respeten los límites de velocidad”, mencionó, ya que los que hay están dañados o rayados, o han sido derribados por los vándalos.
“No hay señalamientos, los pocos que hay, están todos rayados por los cholos; les tiran piedras o les dan de patadas hasta que los tumban. Ya lo hemos reportado para que vengan a ponerlos otra vez, pero no han venido” lamentó.

 

Tienen tuberías viejas

 

Desde hace varios años, sufren problemas de fugas de agua potable, pues las tuberías que recorren la colonia son muy viejas y se rompen fácilmente, así como el alcantarillado.

Comentaron que en su visita a la colonia el ex alcalde Javier Gándara Magaña, prometió cambiar las tuberías dañadas, pero nunca lo hizo.

“Es como todos los políticos, cuando van a una colonia prometen atender las necesidades de la colonia, para ganarse a la gente, pero cuando se van, se les olvida todo lo que dijeron. Las tuberías siguen igual, ya no sirven, están muy viejas, necesitamos que las cambien todas; cuando llueve se hacen lagunas, porque también se colapsan las tuberías, es un cochinero el que se hace”, comentó una vecina.

Señaló que cuando ocupan el voto de la gente, todos los políticos se comprometen a hacer las cosas, pero una vez que obtienen lo que quieren, ya no se les vuelve a ver.

“Requerimos de tuberías nuevas, son muchas las fugas que hay y es mucha el agua que se desperdicia, agua que nosotros pagamos. Ojalá que las autoridades escuchen las necesidades que hay aquí y hagan algo”, manifestó.

 

Pavimento cuarteado

 

Otra de los problemas más sentidos de la colonia, es la pavimentación, pues los vecinos señalan que está muy dañado. La mayoría de las calles que recorren el sector, tiene el pavimento cuarteado y con baches, lo que en ocasiones causa daños a los vehículos que caen en los hoyos y también a las personas, que tropiezan al cruzar la calle.

“Si lo miras de lejos, parece que no tiene nada, pero si se acercan, pueden ver las cuarteaduras y hoyos que hay. Hace falta pavimento nuevo”, coincidieron.

 

También pidieron la limpieza de lotes baldíos, algunos de los cuales están cubiertos de maleza seca, que con las altas temperaturas podría causar un incendio; otros, los utilizan como basureros, porque arrojan bolsas de basura, escombro, hojas de palmeras y otros objetos que están contaminando el lugar.

 

Compartir.

Deje una respuesta