EDITORIAL

0

 

Generalmente México está ubicado en los últimos lugares en cuanto a calidad educativa a nivel mundial y cuando vemos información de que unos 39 mil trabajadores de la educación, que no sabemos si llamarlos maestros, cobran sin trabajar, entendemos el porqué tenemos esos bajos estándares.

 

Y es que el Secretario de Educación Pública,  Emilio Chuayffet dio a conocer los resultados del primer Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial, en donde se detectaron a 978 mil 118 maestros frente a grupo, mientras que 30 mil más están comisionados.

 

Pero la cereza del pastel es que existen 39 mil personas que nadie conoce, así es, nadie conoce, pero eso sí, están cobrando como si trabajarán por lo que se procederá a verificar su situación.

Otro dato curioso es que el citado censo arrojó que en el país existen un millón 949 mil personas que laboran en el sistema educativo, pero sólo 978 mil son maestros frente a grupo, entonces casi un millón de personas ocupan plazas administrativas.

Cabe señalar que la cifra de docentes se incrementa a un millón 200 mil cuando se suman a directores de escuelas que realizan labores de maestros frente a aula o bien por plazas dobles.

Con este panorama entendemos el porqué de las queja en el sector medio superior, cuando los maestros argumentan que los menores no egresan bien preparados para continuar con su instrucción.

Lamentablemente la misma situación se presenta en el nivel superior, ya que los catedráticos universitarios siempre cuestionan la baja calidad educativa de los egresados de bachillerato o nivel medio superior.

Sin embargo, ese mismo cuestionamiento ocurre en las empresas al egresar el graduado universitario, cuando al ingresar a trabajar se detecta fácilmente que carecen de la preparación adecuada para asumir los retos del nuevo empleo.

Pero volviendo al censo y para complicar la situación el estudio arrojó que el 48.8 por ciento de los planteles del país carece de drenaje, mientras que el 31 por ciento no tiene drenaje, más del 11 por ciento no tiene luz y el 12.8 por ciento carece de baños.

 

Por ello, se puede decir que en Sonora estamos en un nivel envidiable tanto lo que a infraestructura educativa se refiere, así como al nivel educativo, en donde ocupamos el primer lugar en aprovechamiento en matemáticas y español, ya que las autoridades gubernamentales han dedicado importantes recursos para mejorar la situación de planteles y de los estudiantes.

 

Compartir.

Deje una respuesta