En Pocas Palabras

0

 

Va para largo la huelga en la Universidad de Sonora 

Sin dinero no puede haber pláticas de negociación entre la Universidad de Sonora y el Sindicato de Trabajadores y Empleados (STEUS) de la institución; la única forma de adquirir recursos económicos es a través del Gobierno del Estado y el gobernador Guillermo Padrés Elías ya dijo que no. “No tenemos, no podemos y no hay manera de hacerlo”, manifestó el mandatario en entrevista. Así es que seguirá la huelga, al menos que los del Steus recapaciten y abran las puertas de la casa de estudios…Hay que recordar que son más 30 mil estudiantes sin recibir clases.

 

O sea, en Pocas Palabras, el mandatario le dijo al rector, Heriberto Grijalva Monteverde, “que se rascara con sus propias uñas”, cuando todos sabemos que la Universidad no es una empresa, sino una institución educativa que depende de los recursos públicos de los gobiernos federal y estatal. Al menos que sean los diputados federales de Sonora los que gestionen dinero ante la Federación para auxiliar a los estudiantes, que no deben de permanecer sin clases por mucho tiempo.

Los estudiantes de fuera Hermosillo y del estado, son los que sufren más, porque no están para perder el tiempo, más a sabiendas de que sus padres realizan un gran sacrificio para mandarlos a estudiar fuera de sus municipios y de sus entidades. Las autoridades universitarias y las sindicales deben de dialogar para llegar a un acuerdo y reanudar las clases en la universidad. Las pláticas deben de darse con el firme conocimiento de que no hay dinero, así lo dijo el gobernador Padrés.

Después de esta huelga “sin chiste”, que se acordó por parte del sindicato, porque la universidad no les quiso pagar un día de salario, “un día que no habían trabajado”, sólo fue el pretexto para cerrar a la casa de estudios y dejar sin clases a más de 30 mil estudiantes…Ahora faltan las negociaciones laborales por parte de los dos sindicatos, STEUS y el de maestros (STAUS), que se da como un hechos estalle, de perdida una huelga más…y luego termina el semestre.

 

Miércoles de Ceniza: Inicio de la Cuaresma

 

La imposición de la ceniza nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el cielo. La Cuaresma comienza con el miércoles de ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Son 40 días que la iglesia marca para la conversión del corazón.

El miércoles de ceniza y el viernes Santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y, el ayuno, de los 18 a los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agrádalo siempre.

La oración durante los 40 días es muy importante, ya que nos ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que necesitemos cambiar de nuestro interior. Necesitamos convertirnos, abandonando el pecado que nos aleja de Dios. Cambiar nuestra forma de vivir para que sea Dios el centro de nuestra vida. Solo en la oración encontraremos el amor de Dios y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad.

La Ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Conciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. El es inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo, que es el Domingo de Resurrección.

El arrepentimiento debe ser sincero, reconocer que las faltas que hemos cometido, como decimos en el Yo Pecador, en pensamiento, palabra, obra y omisión, no las debimos realizar y que tenemos el firme propósito de no volverlas a cometer.

 

La Cuaresma es un tiempo de pedir perdón a Dios y a nuestro prójimo, pero es también un tiempo de perdonar a todos los que de alguna forma nos han ofendido o nos han hecho algún daño. Debemos de perdonar antes y sin necesidad de que nadie nos pida perdón, recordemos como decimos en el Padre Nuestro, muchas veces repitiéndolo sin meditar en su significado, que debemos pedir perdón a nuestro padre, pero antes tenemos que haber perdonado sinceramente a los demás…Hasta aquí los comentarios de hoy, regreso mañana, con el favor de Dios. 

 

Compartir.

Deje una respuesta