EDITORIAL

0

 

Autoridades estatales y también del sector eclesiástico en los últimos días han intensificado los llamados a los padres de familia para que estén al pendiente de lo que sus hijos publican y ven en las redes sociales

 

Ahora, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva, advirtió en torno al uso de las nuevas tecnologías, que son utilizadas por los “enganchadores” para engañar a adolescentes y comercializarlos.

 

También hemos sabido que a través de las redes sociales se contacta a “tiradores” de drogas, pero también, hemos tenido que informar de cómo los jóvenes las utilizan para advertir de sus intenciones de quitarse la vida y lo peor, algunos lo han hecho frente a la cámara de su computadora.

Ni qué decir de los otros riesgos que encierran las tecnologías, cada vez más utilizadas, por lo al estar frente a una situación que llegó para quedarse, lo recomendable es que todos hagamos lo que nos corresponde.

En el caso de los padres de familia hay que vigilar lo que escriben los niños y jóvenes, pero también advertirles de los riesgos a los que se exponen al dar a conocer situaciones privadas o personales, que pueden ser mal utilizadas por algún delincuente.

También se les tiene que advertir de los riesgos de aceptar “amigos” o contactos que no se conocen y que en el caso de los tratantes de blancas o pedófilos se hacen pasar como niños y jóvenes para ganarse la confianza y posteriormente cometer su fechoría.

Cuando los medios de comunicación dan a conocer alguna situación en que se ha visto tal o cual menor, muchos pensamos que eso es algo lejano y que nunca le pasará a un miembro de la familia, sin embargo, lamentablemente esos hechos suceden porque los maleantes están prácticamente dentro del hogar, la escuela o donde tengamos una computadora, tableta o teléfono inteligente.

Para darnos una idea, de acuerdo con cifras del organismo derechohumanista, a nivel nacional se estima que unos 16 mil a 20 mil adolescentes son víctimas de estas bandas delictivas con fines sexuales.

Pero además, el Departamento de Estado, de Estados Unidos, tiene contabilizadas que 27 millones son víctimas de trata.

Para colmo, la Organización Internacional del Trabajo ha reportado que son 14.2 millones de personas las que son explotadas laboralmente, o en pocas palabras, que son prácticamente esclavizadas en pleno siglo 21.

 

 De ahí la importancia que todos asumamos nuestra responsabilidad y cuidemos a nuestros hijos, para evitar que se conviertan en una estadística mas de esta problemática no sólo nacional sino mundial.

 

Compartir.

Deje una respuesta