Se alejan jovencitas de la consagración religiosa

0

 

 

El arzobispo de Hermosillo, José Ulises Macías Salcedo, reconoció que cada vez es más difícil que jovencitas consagren su vida a Dios, debido al entorno donde están inmersas, pero todavía se forman religiosas en diferentes órdenes ya sea para orar, atender a los enfermos o educar.

En alusión a la jornada por las religiosas que celebra en la iglesia católica, el prelado subrayó que actualmente se ofrece un mundo atractivo, donde se goza con el placer, el buscar adquirir poder y  el tener.

 

“La vida consagrada es precisamente ser pobres, humildes, serviciales, obedientes, limpias, castas y transparentes, por ello, no es fácil que una muchachita se sienta atraída por la vida consagrada”, argumentó Macías Salcedo.

Sin embargo, Dios sigue llamando y existen jóvenes que siguen escuchando la voz, no como se quisiera y necesita,  pero si hay religiosas en la comunidad, abundó.

En la Arquidiócesis de Hermosillo se cuenta con el apoyo de varias órdenes de religiosas que desempeñan papeles muy específicos, algunas orando como las Madres Adoratrices, otras como maestras en escuelas y colegios, otras en la asistencia de la salud en hospitales y existe un grupo en el municipio de Altar para ayudar a los migrantes.

“Tenemos religiosas integradas a otros organismos de servicio eclesiástico, como las madres catequistas que apoyan a los hombres y mujeres en la iglesia y que comparten su fe con los niños, jóvenes y adultos, sobre todo en la preparación de sacramentos”, destacó el representante de la iglesia católica en Hermosillo.

 

Las religiosas cuentan con un carisma que les ayuda en su labor diaria, como evangelizar en su entorno inmediato, consideró Macías Salcedo.

 

Compartir.

Deje una respuesta