Sin medias tintas

0

 

Policías ¿de la vista gorda?

Multarán al estilo “gringo”

Sale fortalecido diputado

Polémico entierro de indigente

¿De la vista gorda?…Ahora resulta que nadie vio y nadie supo, como dice “El Monje Loco, con relación a la rematada que le dieran dos sicarios a Manuel Ángel Romero Padilla, cuando era atendido en Hospital General de Guaymas (HGG), después de que fuera baleado en Empalme, según los declarado por los 8 agentes dela Policía Municipal empálmense que son investigados por esa ejecución. ¡Zaz!

 

Ya que de acuerdo a la versión que dieran los exhibidos polizontes ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, entre los que está una mujer, y cuyas identidades han sido reservadas por cuestiones de seguridad, según ellos no escucharon nada, cuando unos balazos como con los que remataran al herido son de los que se escuchan a varias cuadras, a menos que hayan utilizado silenciador. De ese pelo.

Pero lo que más se presta a sospechar lo “píor”, es que a pesar de la emergencia que se vivía en ese momento, después de la balacera que tuviera lugar en la rielera ciudad, de donde trasladaran a los dos lesionados, aún así algunos de los “polis” comisionados para custodiar la ambulancia de Cruz Roja, en vez de vigilar acudieron a “comprar” a un abarrotes que está frente al HGG. ¿Cómo la ven?

Es por eso de las elucubraciones que hay, de que más que no ver nada, más bien todo apunta a que “se hicieron de la vista gorda”, por sólo así explicarse que hayan ido “por las sodas” cuando estaban en medio de una urgencia, aunque y a lo mejor y lo hicieron para no ver y dejar pasar lo que ocurrió, como es que los pistoleros entraran hasta el quirófano y sembraran el terror en ese nosocomio con ese asesinato.

No en balde de las muchas interrogantes que hay en el aire y que el “MP” deberá despejar, como es el hecho de que quién en cuestión de minutos les dio el pitazo a los matones de la ubicación del ejecutado; y el cómo le hicieron parea trasladarse desde territorio empálmese hasta el puerto, entre tanto policía; y el por qué los agentes en vez de ponerse a comadrear no actuaron para evitar el homicidio. ¿Qué no?

Habrá que ver en qué terminan esas indagaciones, a las que dicen que les está “echando mucho ojo” el secretario de “Inseguridad”, Ernesto Munro, porque hasta unos guardias de una empresa de “seguridad” privada, que es la que le brinda el servicio de vigilancia al HGG, mediante una caseta de acceso, ya fueron jalados, pero igual salieron con que les pasó de noche, por lo que vaya forma de vigilar.

Auque lo que más mete “sospechosísmo” es el cómplice silencio asumido por el jefe de jefes de los investigados, o el director de la “Polichota” de dicha violenta comunidad, José Antonio Bolaños, por ser hora que ni la cara a dado, no obstante y que sus muchachitos hubieran quedado en entredicho, lo que exhibe el por qué la inseguridad está a todo lo que da por esos rumbos, por la forma en que a todas luces están dejando hacer y pasar, como en esta ocasión quedara más que comprobado. ¡Tómala!

                                                      

 Al estilo gringo…Las que sí que serán de pronostico reservado o al estilo americano, como dice la canción, son las multas automáticas que se le aplicarán a los automovilistas que circulen a exceso de velocidad, vía los mentados cinemómetros que se han instalado en cinco de las principales vialidades de la ciudad, los cuales consisten en unas cámara que les tomará fotos a los autos como en EU. ¡Tómala!

Porque si de por sí ya hay una queja recurrente por las infracciones fantasmas que le aparecen a la gente, es por lo que consideran que con más razón esa nueva modalidad se prestará para que se inventen esas multaderas, ya que quedarán sujetas a los operadores de esas máquinas, que supuestamente en el acto tomarán la fotito y la anexarán al récord del vehículo, por medio del número de placas. ¡Así de fácil!

Con todo y que el encargado de Tránsito Municipal, Rasiel Mendoza, ventilara que esas infraccionadas a control remoto quedarán sustentadas con las citadas gráficas, cuyos aparatos estarán programados y operados por una empresa particular que les reportará esos excesos de los conductores a los que les gusta aplastarla chancla, para que el Departamento a su cargo las valide y firme. Así la mecanización.

En lo que presuntamente es una acción que no lleva fines recaudatorios, si no el de prevenir y bajarle a los accidentes, para lo cual y a nivel de pruebas, ya operan esos medidores sobra la calle Reforma, entre Colosio y Navarrete; lo mismo que por el Colosio, antes del bulevar Quiroga; y en el Paseo Río Sonora; así como en Camino del Seri, y finalmente, bulevares Morelos y Palermo. De ese vuelo.

Sin embargo la percepción generalizada es de que con eso se estrangulará la de por sí lenta circulación vehicular, por haber zonas en las que el límite de 20 kilómetros por hora ya resulta obsoleto para estos tiempos modernos y más en las “horas pico” o de mayor tráfico, lo que augura que la cosa se pondrá caótica, pues de aquí pa´l real todo mundo va “andar vuelta de rueda” por el temor a ser infraccionado.

Aunque lo que es Mendoza Ruiz ya dio como un hecho los susodichos cinemómetros, al advertir que en las próximas semanas se avisará a la ciudadanía cuándo entrarán en operación y por ende comenzarán a maquilar esas multotas de $680 pesos por cada auto que se pase de los minilímites establecidos para circular. ¡Pácatelas!

                                              

Veneno que no mata…Y una vez que se le reconociera su dizque machincuepa política, la que habrá que ver que cara pone es la presidenta del Tribunal Estatal Electoral, Patricia Salazar Campillo, luego de que el Trife o Tribunal Federal Electora le diera pa´ tras a la inhabilitación por dos años que le habían decretado al diputa panista, Javier Neblina Vega, por supuestos actos anticipados de campaña.

Ya que lo que es esa instancia electoral con sede en Guadalajara determinó que la según esto manipulada sentencia promovida y dictada por Salazar Campillo carece de fundamentos para su aplicación, de ahí que le ordenara emitir una nueva resolución, pero ahora para dejarle sin efecto esa sanción al también coordinador de los legisladores del PAN, y a la vez precandidato a la alcaldía de esta Capital. ¡Qué tal!

De ahí que los menos que se ha dicho tocante a ese fallo a favor de Javier Antonio, es de que en todo momento ha sido blanco de un “complo” o las presuntas grillas de Patricia para desgastarlo políticamente, por supuestamente moverla un interés más político, que regulatorio, a partir del perfil priísta con el que se le identifica, aunque a final terminara logrando un efecto contrario. De ese tamaño.

Toda vez que a final no sólo se le reconoció la mentira o consigna que aparentemente traía o trae Salazar, si no que además terminaron por hacer aparecer como víctima a Neblina, con lo que se hizo valedero aquello, de que veneno que no mata fortalece, por la publicidad gratuita que le han dado con ese enjuiciamiento o linchamiento público del que ha sido objeto y que resultó pura falsedad.

Y es que ya sin esa piedra en el camino que le habían venido poniendo, muy seguramente que el también ex secretario de la Sedesson se lanzará con todo en busca de la candidatura a la Presidencia Municipal, en cuya carrera no por nada marcha a la cabeza, de acuerdo a las últimas encuestas, con lo que le ha dado vida al clásico ¡chamba mata grilla!, por ser de los que más trabajo a realizado en pro de la ciudadanía.

                                       

Polémico hasta la sepultura…El que sí que ha sido polémico hasta la sepultura, es el caso de José Sánchez Carrasco, el jornalero indigente que muriera afuera del Hospital General de Guaymas, luego de que le negaran la atención médica, por la forma tipo fast track en que ayer se enterrara su cuerpo en una fosa común por decisión de la “Procu” estatal, lo que generó toda clase de reacciones encontradas.

Ya que después de que sus restos permanecieran casi tres meses esperando una digno sepelio, luego de que no se encontrara a sus familiares en Chihuahua, que era su estado natal, de la noche a la mañana la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común ordenó que su cadáver fuera enviado al panteón Héroes Civiles en San Germán, donde prácticamente nomás se le echó un puño de tierra. ¡Ñácas!

 

Lo anterior porque ni el terreno compactaron, donde sólo le clavaron una corona, después de que el Ayuntamiento guaymense prometiera que le iba a construir un monumento en memoria de quien sufrió una de las peores violaciones a los Derechos Humanos, lo cual quedó en puro bla, bla, bla, al nunca haberse concretado nada, de ahí que ahora haya voces que quieren sacar raja de ese entierro.

 

Compartir.

Deje una respuesta