Ladrones cometieron un sacrilegio

0

 

 

El arzobispo de Hermosillo, José Ulises Macías Salcedo, señaló que quienes entraron a robar en su casa también cometieron una profanación y sacrilegio, al sustraer artículos sagrados.

En entrevista, el representante de la iglesia católica en Hermosillo agregó que durante los días que tomó un descanso por fin de año, los cuales aprovechó para viajar a su tierra natal, Guanajuato, entraron a su casa a robar.

 

Lo que más le duele es que fue un robo sacrílego, al abrir el sagrario y el cual no pudieron llevárselo porque está reforzado en su base. Se llevaron las hostias consagradas, “esto me duelo muchísimo, una profanación, un sacrilegio. 

Señaló que estaba una sobrina en su casa y al escuchar ruidos encendió todas las luces, pero se llevaron algunas cosas.

“Yo creo que ellos esperaban que iba a haber cosas de valor. Había muchas cosas que si me duelen se hayan perdido, se llevaron dos cruces pectorales, una cadenita, un anillo que me acaban de regalar con un rostro de Cristo en vez del crucifijo, algunos aparatos electrónicos chicos, uno para reproducir  DVD y otro para grabar y escuchar  música, un IOP”, detalló.

También sustrajeron muchas medallas conmemorativas, obtenidas durante sus años de servicio a la iglesia, una de ellas correspondía cuando Santa Teresa fue reconocida como santa y doctora de la iglesia; otra cuando el arzobispo de Obregón cumplió años y  fue nombrado emérito por lo que se hizo una medalla; de San Juan Bosco, el Año Jubilar, el Santo Padre, entre otras.

Eran sentimentalmente de mucho peso, pero finalmente de fantasía, por ello duele mucho esta acción, abundó Macías Salcedo.  

“Probablemente se brincaron la cerca, no sé más datos, ya se están haciendo las investigaciones. Se metieron por la parte lateral de la capilla, una ventana de un metro por cuarenta centímetros de ancho, quitaron los cristales que estaban en forma de personas”, detalló.  

 

Lamentó que personas recurran al robo para subsistir, en vez de trabajar y servir en la comunidad en donde están inmersas.

 

Compartir.

Deje una respuesta