Determinan que la China no se suicidó

0

 

 

La Comisión Nacional de Derechos Humanos determinó que la muerte de María de Jesús Llamas Coronado “La China”, no fue suicidio, por lo que emitió una recomendación al gobierno estatal, en la que señala que la “asfixia mecánica”, derivada de una lesión en el cuello indica “que no fue producida de manera auto infligida”

El organismo derechohumanista, en un comunicado de prensa dio a conocer que emitió la recomendación 073/13 debido a que peritos del organismo no encontraron “indicios objetivos que fundamenten y sustenten que la causa específica de la muerte de `La China´, haya sido por asfixia por ahorcamiento o suicidio.

 

 “Lo anterior, lejos de contribuir al esclarecimiento de las circunstancias en que la persona perdió la vida, denota falta de diligencia, para que la investigación contara con los elementos necesarios y suficientes para establecer con exactitud cómo ocurrieron los hechos y, en consecuencia, una seria limitación al derecho a conocer la verdad que merece ser reparado a los familiares de la víctima”, dijo el organismo.

La Comisión reveló que una vez practicada la exhumación del cadáver de la víctima, llegó a la conclusión de que la causa que le ocasionó la muerte, fue “asfixia mecánica, derivada de obstrucción de vías respiratorias superiores”, con lesión a nivel del cartílago cricoides por traumatismo o compresión directa, lesión a nivel de cuello, “que indica que el deceso no fue producido de manera auto-infligida”.

Consideró necesario “que la Procuraduría de Sonora aclare enfáticamente que no existen elementos suficientes que permitan establecer, en forma fehaciente, que la agraviada se suicidó, pues al haber difundido el titular de la Procuraduría ante la opinión pública esa circunstancia, se atentó contra la imagen y el honor de la víctima y, consecuentemente, sus familiares fueron revictimizados por parte de las autoridades”.

Como se sabe, Llamas Coronado fue detenida el 28 de septiembre, por la averiguación previa sobre el supuesto plagio y extorsión en contra del ex dirigente panista, Omar Núñez Caravantes.

Fue arraigada como parte de las indagatorias y el 5 de octubre, la mujer fue encontrada sin vida en el interior de las celdas de la PEI, ubicadas en la calle 15, en Guaymas, Sonora.

De las diligencias de campo practicadas por personal pericial, se concluyó que hay evidencias que acreditan transgresiones a los derechos humanos a la legalidad, a la seguridad jurídica, a la debida procuración de justicia, al derecho a la verdad y al honor, en agravio de la mujer.

En las diferentes acciones de la CNDH realizadas el pasado 5 de noviembre en el puerto, se detectó la práctica de diligencias de manera negligente, así como la indebida preservación de indicios y omisiones de cuidado en la investigación de los hechos por parte del agente del Ministerio Público, personal pericial de la Procuraduría General de Justicia del estado de Sonora, y elementos de la Policía Estatal Investigadora con base en Guaymas, Sonora.

Esto, porque la autoridad estatal omitió acordonar la zona donde fue encontrada sin vida la víctima, para la preservación y seguridad de los indicios, entre otros aspectos.

Estas irregularidades influyen para que no se cuenten con elementos técnicos de la escena que determinen las causas de la muerte, dijo la CNDH, al juzgar que la PGJE emitió un juicio de valor que no les correspondía al afirmar que la causa de muerte de la víctima fue “asfixia por ahorcamiento.

 

La China, víctima

En consecuencia, la CNDH, presidida por el doctor Raúl Plascencia Villanueva, emitió la Recomendación 73/2013, dirigida al gobierno de Sonora, por “violaciones a los derechos humanos a la legalidad, a la seguridad jurídica, a la debida procuración de justicia, al derecho a la verdad, al honor y a la imagen, en agravio de “La China”.

Advirtió que las autoridades estatales deben colaborar en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos y queja contra los servidores públicos involucrados en los hechos.

 

Recomendó se proceda a la reparación del daño ocasionado a los familiares de la víctima y se les brinde la atención médica y psicológica necesaria, durante el tiempo que sea necesario; se capacite al personal médico y pericial de la Procuraduría del estado en el manejo, integración, perfeccionamiento legal, resguardo de evidencias y constancias, para el adecuado uso y preservación de los indicios

 

Compartir.

Deje una respuesta