EDITORIAL

0

 

No es novedad, pero no deja de preocupar que en pleno Siglo 21, y a pesar de que constantemente se habla de los derechos humanos, de igualdad, de equidad de género, pero para muchas personas, esas son palabras sin sentido, letras muertas, ya que en México persisten las condiciones de sumisión de la mujer hacia el hombre.

Y si usted cree que ello es privativo de entidades o regiones del sur del país, y que eso no sucede en Hermosillo, pues no es así, tanto en Sonora como en el resto de México, la desigualdad entre hombres y mujeres persiste.

 

Naturalmente en zonas de Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Chiapas, es más marcada esta problemática, pero los sonorenses no estamos exentos y por supuesto que debemos estar alertas.

De acuerdo con un estudio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y a pesar de que  hay leyes importantes para lograr más equidad entre hombres y mujeres, en el sector femenino se vive aún en condiciones de sumisión desigualdad y discriminación.

Por ello es que el organismo derechohumanista, incrementó sus campañas informativas y de capacitación, sobre la igualdad de género, las cuales están dirigidas a toda la población, para evitar, a través de la denuncia, prácticas discriminatorias y de violencia contra la mujer en la vida cotidiana.

Cabe señalar que  los hechos violatorios más referidos en las quejas son omitir igualdad de condiciones en el trabajo, faltar a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia en el desempeño de las funciones, empleos, cargos o comisiones, así como impedir el ejercicio del trabajo digno y socialmente útil.

Asimismo, prestar indebidamente el servicio público por acciones y omisiones que transgreden los derechos de la mujer, prestación indebida del servicio de educación y por infringir los derechos de maternidad.

Por lo anterior, la CNDH lleva a cabo diversas actividades de capacitación en todo el país, impartiendo pláticas, conferencias, cursos y talleres, foros, seminarios y mesas redondas en los que se promueven el derecho a la igualdad.

Sin embargo, estas acciones se ven por demás difíciles, en aquellos lugares apartados, en donde el machismo impera a su máxima expresión, en donde la mujer tiene que pedir permiso hasta para ir al mercado.

 

De ahí la necesidad de implementar acciones directas entre ese sector poblacional, no conformarse con los mensajes en los medios de comunicación, sino que se requieren acciones directas, cara a cara con las féminas, para que de viva voz conozcan sus derechos y dejen de sentir el miedo hacia el hombre, que es su igual.

 

Compartir.

Deje una respuesta