EDITORIAL

0

 

A pesar de los esfuerzos que realizan autoridades de todos los niveles de gobierno y organizaciones sociales, los índices de desnutrición crónica entre los menores han aumentado en 11 estados del país, entre ellos el Distrito Federal, mientras que Sonora es una de las entidades en donde más ha disminuido esta problemática.

 

Cabe señalar que de acuerdo con reportes de autoridades federales, en el país se tienen contabilizados a un millón 500 mil niños que se encuentran en esta condición, mientras que otros dos millones tienen anemia.

 

Los mayores retrocesos en desnutrición crónica los registra el estado de Tamaulipas, seguido por Tlaxcala, Nuevo León,  Chihuahua, Colima, Puebla, Baja California, Zacatecas, Nayarit, el Distrito Federal y Aguascalientes, por suerte Sonora, está fuera de esta estadística en ese rubro.

Según el Ranking Nacional de Nutrición Infantil, los niveles de anemia en la población infantil y se encuentran en cifras más altas que algunas naciones africanas.

En contraparte, los estados que más han avanzado en el combate de la desnutrición son Sonora, Yucatán, Tabasco, Baja California Sur y Guanajuato.

Las entidades con más retrocesos en la prevalecía de anemia son: Nuevo León, Guanajuato, Morelos,  Chiapas, Quintana Roo, Campeche, Jalisco y Tamaulipas.

Durante la presentación de este índice, Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, dijo que desde el principio de la administración se ha comenzado a trabajar en este propósito, con comedores comunitarios y a través de la red Liconsa también se incentivará la lactancia materna.

Sin embargo, a la fecha todas estas acciones han sido insuficientes en entidades como Chiapas, Guerrero y Oaxaca, que siguen concentrando la mayor parte de los niños con falta de alimentación.

 

Incluso, es notable como los hijos de personas originarias de esas entidades, que llegan a Sonora y reciben una alimentación saludable, mejoran hasta su talla y peso, para superar la estatura promedio de sus coterráneos.

 

Compartir.

Deje una respuesta