Denuncian explotación laboral en Jubilados y Pensionados Jubypen A.C.

0

 

Al amparo de “los beneficios” que le otorga estar inscrito como una asociación civil, además de estar exento de algunos gravámenes fiscales, el presidente de “Jubilados y Pensionados Jubypen A.C.”, Jesús Esparza González se “embolsa” hasta diez mil pesos semanales producto de “las cuotas” que deben aportar voluntariamente las 90 personas que ha colocado como cuida-carros en varias sucursales bancarias de la ciudad, así como en otros establecimientos de asidua clientela.

Quien no cumpla con tal aportación es despedido de inmediato, tal y como le sucedió a Alberto Martínez Ventura, quien acudió a la redacción de Entorno Informativo para exponer una denuncia pública, ya que considera un abuso por parte de quien se supone maneja un organismo sin fines de lucro y quien además recibe 70 mil pesos anuales del gobierno como parte del programa “Peso por peso”.

 

Martínez Ventura, de 49 años, refiere que desde hace dos años contactó al líder de Jubypen y tras un diálogo acordaron que formaría parte del personal de la asociación civil y trabajaría como cuida-carros en el estacionamiento de la sucursal Banamex que se localiza sobre la calle Serdán, casi esquina con la calle Matamoros en el Centro de la ciudad.

“Al principio me pagaban 120 pesos diarios y el resto de las propinas las tenía que entregar. Aunque nunca se habló de algún beneficio como seguridad social, eso a mí me convenía porque no tenía trabajo y necesitaba dinero para comer”, señaló el denunciante.

Sin embargo, agregó, al paso de unos meses, Jesús Esparza González le dijo que necesitaba viajar a Tijuana y que ahora las condiciones serían otras. “Me indicó que si quería seguir trabajando tenía que aportar 300 pesos diarios y los cuales tendía que depositar casa semana a determinado número de cuenta, o en su defecto, el dinero se lo tendría que dar a una persona de nombre Jesús Antonio Mascareño Gaxiola, quien se ostenta como vicepresidente de Jubypen”.

“No me quedó de otra”, agrega Martínez Ventura, quien reitera que ante la necesidad de  dinero se esmeraba para que los clientes apreciaran su trabajo y amabilidad y poder recibir una buena propina y cumplir con “la cuota” de 300 pesos por día, excepto el domingo, aunque si incluidos los días inhábiles como el 1 de mayo, 12 de diciembre, etcétera.

 

Hartazgo e intimidación

La exigencia de reunir primero los 300 pesos de “la cuota”, y después sacar para la comida y los camiones, llevó a Martínez Ventura a entrar a un estado de estrés pero tenía que soportarlo para sobrellevar su vida y al de su familia, pero llegó el día en que no pudo reunir la portación semanal que le exigía Esparza González, y ahí iniciaron los problemas.

“Un miércoles que no le deposite el dinero, empecé a recibir llamadas a mi teléfono celular y me preguntaba que si qué pasaba…primero me lo decían de manera tranquila pero después con mucha exigencia, a tal grado de que hasta muy entrada la noche me hostigaban para exigirme el depósito”, expresó.

Agregó que al intuir que las cosas no pararían ahí empezó a reunir los comprobantes bancarios —que en un principio tiraba a la basura– a manera de protección y de los cuales mostró a Entorno Informativo para comprobar sus dichos.

“Así trabajé y trabajé durante muchos meses, jornadas que iniciaban a las 07:30 y que culminaban a las 18:00 horas. Estresado, sí, pero cumpliendo con la exigencia económica… hasta que en dos ocasiones no pude reunir el dinero y me despidieron el 9 de diciembre del año en curso”, narró con un dejo de impotencia y en su lugar quedó un menor de 15 años.

 

Pide asesoría

“De febrero de este año hasta el día que fui despedido, realicé depósitos que suman casi 60 mil pesos y no me parece justo irme así “nomás”, con los brazos cruzados y por eso acudí a un organismo similar a Jubypen para pedir asesoría y ahí me abrieron los ojos de lo que ocurría es una estafa, una vil injusticia”, comentó.

Ante ello, con ayuda de Rodolfo Medina Córdova, presidente de la Unión de Pensionados “Mateo García Pereira A.C.”,  acudió a las instancias legales donde lo conminaron a acudir a Centro de Justicia Alternativa para tratar de dirimir el asunto sin antes llegar a las instancias judiciales, y de donde citaron para hoy al presidente de “Jubilados y Pensionados Jubypen A.C.”, Jesús Esparza González.

Señala que de este asunto ya tienen conocimiento también en el DIF, ya que a dicho organismo se le apoya con 70 mil pesos anuales que deben ser destinados para ayudar a la población vulnerable, situación que a todas luces Esparza González no respeta.

 

Alberto Martínez Ventura asegura que al igual que él, al menos otras 90 personas son explotadas por los dirigentes de Jubypen y en cualquier momento pueden ser despedidos si no cumplen con la onerosa “cuota” de 300 pesos por día si desean conservar su empleo.

 

Compartir.

Deje una respuesta