EDITORIAL

0

 

Como seguramente usted está muy consciente, debido a la difícil situación económica en que vive la mayor parte de los mexicanos, se dificulta ahorrar, ya que la mayor parte del ingreso se destina al pago de  alimentos, vivienda, agua, energía eléctrica, transporte y gas.

Y aunque de acuerdo con la Constitución Mexicana el salario que perciben los trabajadores debe de ser suficiente para cubrir sus necesidades básicas de vestido, alimentación  y diversión, estamos lejos de que se cumpla con ese precepto.

 

De ahí que no es sorpresa de que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares realizada por el Inegi el año pasado, la mayor parte del salario de los mexicanos, esto es casi el 60 por ciento, se destina a alimentos, bebidas, agua, electricidad, gas, transporte

El resto del exiguo ingreso se distribuye en pago de escuelas, combustible y para saldar deudas.

En este contexto destinar un porcentaje del ingreso a su ahorro para el retiro, pues es realmente un lujo, a pesar de las múltiples recomendaciones que se hacen, ya que el promedio de sobrevida ha aumentado en esta época, por lo que las necesidades para una vejez holgada también.
Cabe señalar que la clase media en México pasó de 35.2 por ciento de la población en el año 2000 a 39.2 por ciento en 2010, por lo que mejorar su calidad de vida depende precisamente en gran medida de su capacidad de ahorro e inversión, algo que se antoja por demás difícil por no decir imposible.

Sin embargo, de acuerdo con expertos, si usted lleva un control estricto de gastos detectará como tiene fugas, desde la compra de revistas, café, refrescos, propinas, entre otros, que se pueden evitar y ese monto destinarlo a un modesto ahorro, pero que con el paso del tiempo redundará en un “colchón” económico.

Ese monto usted lo puede depositar en su sistema de Afore, la cual no demanda un monto mínimo para depositar, como ocurre en la mayoría de los bancos y coadyuvará a mejorar nuestra calidad de vida en la vejez, algo que la mayoría vemos lejano, pero que está a la vuelta de la esquina.
De acuerdo con un estudio de Principal Financial Group, el nivel de ahorro ideal para nuestro retiro debería estar entre el 14 y 16 por ciento de los ingresos mensuales de una persona, para que produzcan mayores rendimientos en instrumentos de largo plazo.

 

Sin embargo, para los empleados que cotizan en el IMSS el ahorro para el retiro aporta sólo el 6.5 por ciento del sueldo para la pensión, monto que está muy lejos del 14 ó 16 por ciento recomendado para una pensión adecuada, así que ahora que tiene su aguinaldo, haga cuentas y destine una parte a ahorrar para su futuro.

 

Compartir.

Deje una respuesta