Ganan Leones Negros partido de ida

0

 

El Estadio Jalisco ruge como en sus mejores tiempos. Un grito de gol que satura la atmósfera del inmueble. Los Leones Negros se funden en un abrazo alrededor de José Cruz Gutiérrez. Su “palomita” se ha convertido en la chispa que hace explotar la pólvora de 55 mil personas. La Universidad de Guadalajara celebra el tanto definitivo para llevarse la ventaja de 1-0 sobre Necaxa, en el duelo de Ida por el título del Torneo Apertura 2013 de la Liga de Ascenso.

Una gran Final, cualquiera que sea la división, siempre presenta un cúmulo de nervios que no necesariamente son fáciles de controlar. Un futbol tenso y trabado es lo que distingue el arranque de este primer capítulo por el campeonato.

 

Saber que en 180 minutos se define medio boleto rumbo a la máxima categoría del balompié nacional, obliga al conjunto local a buscar una ventaja que le permita mantener vivo el sueño de grandeza. Así, se apodera del esférico durante 20 minutos en los que Necaxa ofrece poca resistencia.

Para mala fortuna de los Leones Negros, sus garras tienen poco filo. Su ataque presenta una ambigüedad improductiva: mucho corazón, poca idea. La imaginación, de esta manera, alcanza sólo para disparos lejanos de Josué Castillejos (‘7) y Efrén Mendoza (’19) con nula sensación de peligro.

El primer aviso serio de la Universidad de Guadalajara proviene de un cabezazo cruzado de César Valdovinos. Tras conectar el servicio que viene desde el costado derecho, el esférico pasa lentamente por un costado del arco defendido por Iván Vázquez. El grito de gol se ahoga en la garganta de los aficionados que llenan el Estadio Jalisco, al ’21.

Pero los Rayos, que parecían conformes con el empate, entienden entonces que un título no se gana esperando en área propia. Despiertan los visitantes. Piden la pelota que antes habían cedido por voluntad. Nivelan el encuentro. Y preocupan a los Leones. Al ‘28, Jonatas Goncalves cobra un tiro libre cargado sobre la banda izquierda. El largo balonazo cierra peligrosamente. Supera al arquero Humberto Hernández, pero se topa con el travesaño.

Tras el susto, el conjunto universitario responde con Édgar González. “El Quesos” controla afuera del área. Levanta la mirada. Decide pronto: derecha potente, con colocación. Pero Iván Vázquez vuela y con apuro desvía a tiro de esquina, al ´31. La primera parte termina sin daño alguno.

En el arranque del segundo lapso, Necaxa recurre nuevamente a esa riesgosa táctica de ceder el esférico y esperar un error del adversario. Pero el futbol, por lo general, es una religión que no admite la impunidad: cada pecado, conlleva una penitencia. Y los Rayos pagan caro su conformismo.

Minuto 55. El centro viaja desde el costado derecho, al corazón del área. A zona peligrosa. Los zagueros visitantes recorren metros sin orden, en la persecución de un balón que nunca han de alcanzar. José Cruz Gutiérrez lo “caza” de mejor forma. Le queda ligeramente adelantado. Pero saca el recurso preciso: se tiende de “palomita”. Conecta el cabezazo. Lo coloca donde nadie lo detendrá. Gol de los Leones Negros.

El Estadio Jalisco explota. Se ha vestido de gala. Con un elegante traje formado por 55 mil personas. La tribuna del Coloso de la Calzada Independencia revive épocas gloriosas. Ruge como en sus mejores días. La Universidad de Guadalajara lo hace vibrar con el primer tanto de esta Final.

La reacción del Necaxa no aparece. Los Melenudos tienen en su poder el momento anímico. Insisten al frente en busca de aprovecharlo. José Cruz Gutiérrez hace una estupenda jugada individual pero su disparo desde afuera del área se va desviado (’71) y poco después es Rodrigo Folle quien cobra con potencia un tiro libre, a las manos de Iván Vázquez (’80).

El resto del partido se diluye en una fórmula repetitiva: Leones Negros que buscan afanosamente el segundo tanto y unos Rayos que aguantan como pueden la mínima desventaja, con la esperanza de remontarla en su casa, el próximo sábado durante el partido de Vuelta.

 

Ya no hay movimiento en el marcador. El silbatazo de Quetzalli Alvarado decreta el final del primer capítulo. La Universidad de Guadalajara saca ventaja, acaricia el título del Torneo de Apertura 2013 y el medio boleto para soñar con regresar a la Primera División.

 

Compartir.

Deje una respuesta