EDITORIAL

0

 

Gran parte de los padres mexicanos desconocen el tiempo que sus hijos pasan conectados a Internet, y lo peor, no saben qué es lo que están viendo,  pues 60 por ciento de ellos piensan que sus hijos están conectados entre una y cuatro horas, reveló un estudio elaborado por la firma estadounidense de seguridad tecnológica McAfee.

Cabe señalar que este estudio arrojó que el 60 por ciento de los jóvenes permanecen durante cinco horas o más cada día conectados a internet, sobre todo aquellos que cuentan con dispositivos móviles, seguidos de los que disponen de computadoras portátiles y de tabletas electrónicas.

 

Asimismo, se indica que los 81 por ciento padres de familia mexicanos prefieren conversar con los menores y confían en que les harán caso de sus recomendaciones sobre cómo actuar y qué hacer cuando se navega en internet.

Sin embargo, la mitad de los encuestados admitió que las tecnologías los rebasan, por lo que esperan que sus hijos hagan bueno uso de las herramientas tecnológicas y sobre todo, que cumplan con sus recomendaciones.

Para desilusión de los padres, el estudio arrojó que siete de cada 10 jóvenes, ha buscado información prohibida en internet, como son respuestas de exámenes, contenido sexual y violencia real o simulada, pero como siempre pasa, el 60 por ciento de los padres considera que sus vástagos son incapaces de hacerlo.

De ahí la importancia de que los padres de familia o los tutores de los niños y jóvenes hagan un esfuerzo para conocer un poco de tecnología, para poder seguir los movimientos de sus hijos en las redes sociales o buscar el historial en las computadoras para saber qué es lo que están viendo, sobre todo los menores de edad.

Pero sobre todo, también es bueno con los adultos conozcan los riesgos que ofrece la red, desde los “enganchadores” de menores, que se hacen pasar por jóvenes y que lo único que buscan es aprovecharse de la ingenuidad, sobre todo de jovencitas, como ya se ha atestiguado con casos de aquellas que han escapado de sus casas y que lamentablemente son abusadas por los sujetos.

 

Además, hay que recordar que los menores también pueden ser objetos de acoso cibernético o cyber bullying, de ahí que hay que estar ojo avizor de lo que hacen nuestros hijos no sólo frente a nosotros o en las escuelas, sino en el uso de las computadoras.

 

Compartir.

Deje una respuesta