Están albergues “a tope” de su capacidad

0

 

Una gran afluencia de personas procedentes de otras regiones del Sonora se ha registrado en las últimas semanas en el albergue del Hospital Infantil y de la Mujer (HIES-HIMES), quienes tienen familiares internados en las áreas de oncología, terapia intensiva y piso, por diversas complicaciones algunas de ellas atribuidas al clima y otros con fracturas.

Actualmente el albergue hospeda a 56 personas, entre hombres, mujeres y niños, procedentes de Ciudad Obregón, Caborca, Nogales, Puerto Peñasco, Magdalena, Huatabampo, Tubutama, Empalme, Agua Prieta, Etchojoa, Comisaría Miguel Alemán, Torim y del estado de Jalisco.

 

Para ello, cuentan con dos cuartos general de mujer; con 12 y 20 camas cada uno, todas individuales; una “posada”, con 12 camas, exclusivamente para mujeres recién sanadas por cesárea, un cuarto con 11 camas para hombres, así como 11 cuartos de oncología, cada uno con baño y dos camas para el familiar y el enfermo.

“”Hay mucha gente, en estos días es cuando más gente tenemos (…) Algunas veces las camas tienen dos personas, quienes se turnan para cuidar a su familiar enfermo”, manifestó la encargada de Trabajo Social durante los fines de semana.

Durante el tiempo que se encuentran hospedadas, el albergue les proporciona comida, baño y otros artículos de higiene personal, así como ropa, a quienes lo necesiten por la módica cantidad de 10 pesos diarios, las 24 horas del día.

Sin capacidad otros albergues de la ciudad

En tanto en otros albergues de la ciudad, hay poca capacidad para resguardar a familiares e indigentes, quienes tienen que dormir a la intemperie debajo de un árbol o a las afueras de los hospitales, soportando las bajas temperaturas que imperan durante la noche y la madrugada, así como las lluvias ligeras que se han registrado en la ciudad.

Cubiertos con cartones y una cobija, o a raíz del suelo, es como tratan de conciliar el sueño algunas de estas personas, debido al poco espacio que hay en los albergues que se ubican a un costado del Hospital General del Estado (HGE), por lo que se recuestan cerca de las puertas del hospital, en los camellones o la banqueta de la Universidad de Sonora.

 

“Dormimos donde se pueda, porque no hay cupo en los albergues; de lo que se trata es no alejarnos mucho del hospital para estar al pendiente de lo que se ofrezca con nuestros enfermos”, manifestó el señor Abelardo, originario de San Luis.

 

Compartir.

Deje una respuesta