Encuentran más osamentas en narcofosas

0

 

Luego del hallazgo reportado de ocho osamentas en dos narcofosas localizadas en una brecha que conduce de la comunidad de Navomora o Tepahui a la carretera Internacional México-Nogales, en Navojoa, se encontraron otras dos, por lo que el número de víctimas podría aumentar y llegar a unas 15.

La entrada a esa brecha se localiza a la altura del kilómetro 165 de la carretera Obregón-Navojoa, a unos diez kilómetros antes de llegar a esta última población, sobre un camino de terracería, al oriente de las vías del ferrocarril, el cual también conduce a El Quiriego.

 

Metros antes de tomar esa brecha, se advierte el área donde hace más de veinte años estuvo instalado el Punto de Revisión Carretero (Precos) “Margarita”.

Fue en esa inhóspita área, donde las fuerzas militares al sur del camino de terracería localizaron las primeras dos fosas, donde inicialmente hallaron tres cuerpos calcinados de jóvenes.

Por los indicios, se estableció que los victimarios utilizaron soplete y todavía en el interior de la primera de las fosas, que tiene una profundidad de aproximadamente cuarenta centímetros, se detectaron huellas de cenizas.

Ahí estaban tres cuerpos que pertenecieron a jóvenes, localizándose en ese sitio un zapato tenis de la marca Nike color oscuro con indicios de estar quemado por el sol.

A unos 50 metros al norte de ese lugar estaba una segunda fosa, donde se dijo que estaban los restos de una niña de unos tres años y de una mujer mayor, quien pudiera tratarse de su madre, quienes se presume fueron privadas de su libertad meses atrás, en el estacionamiento de una plaza comercial Ley.

En los alrededores de esa fosa había ropa de niña, unos zapatos negros de mujer, una falda al parecer camuflada o con el color veteado por los rayos solares.

En esa área que se localiza a poco más de dos kilómetros al oriente de las paralelas ferroviarias y a unos 300 metros al sur del camino de terracería estaban las dos primeras fosas, entre la densidad arbustos y matorrales propios de ese terreno agreste.

Se conoció que en ese lugar había al menos siete cuerpos y restos de cabellos de mujer, además, también se aseguraron unas calcetas de color rosa y una chamarra de color lila.

La mayoría de los restos pertenecían a hombres jóvenes, que presumiblemente fueron torturados y decapitados con el soplete, estimándose que tenían entre cuatro y cinco meses en ese sitio.

Las fosas en cuestión están al poniente de una enorme ranchería, que al parecer pertenece a conocido político con residencia en el sur del Estado.

Después de esto, personal militar se trasladó a unos tres kilómetros hacia adelante donde hizo el hallazgo de cráneos y huesos de personas, que supuestamente fueron ejecutadas en ese apartado sitio, luego de haber sido privadas de la libertad.

Se menciona que en ese perímetro se encontraron al menos entre siete y ocho cráneos humanos con el indicio de que tenían el “tiro de gracia”.

Hasta ese sitio se movilizaron elementos de la Policía Municipal y Estatal Investigadora, quienes se encargaron de hacer el levantamiento de los restos mortales por disposición de un Ministerio Público del Fuero Común de Navojoa.

Los municipales se movilizaron en la patrulla 081 y los de la PEI en las unidades 1358 y 1351, de acuerdo a imágenes captadas por este periódico.

Piden información y no reciben respuestas

Luego de conocerse el hallazgo de las fosas,  Griselda Manjarrez Ruvalcaba se trasladó ante las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Navojoa para tratar de obtener información, ya que su hijo Germán Geovany Sánchez Manjarrez, se encuentra desaparecido junto con tres jóvenes más, desde el 5 de julio pasado cuando fueron privados de la libertad en colonia El Campanario.

Sin embargo, uno de las personas que estaba en una Agencia del Ministerio Público le informó que solo habían encontrado los restos de cuatro personas y éstas se encuentran irreconocibles por lo que sería difícil identificar.

Junto con Sánchez Manjarrez, fueron “levantados” Héctor Soto Cebreros, Carlos Valentín Meza Lucero y Luis Manuel Morales Diezmartínez, en hechos ocurridos en bulevar Bartolomé Delgado de León y calle Revolución, atribuyéndose esta acción a José Humberto López Lugo, apodado “El Press” o “El Brilloso”.

 

Cabe señalar que ante la falta de información, familiares de las víctimas advirtieron que viajarán a la Ciudad de México, para solicitar la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a fin de obtener información sobre sus familiares.

 

Compartir.

Deje una respuesta